Hamlet, príncipe de Dinamarca

lunes, 21 de noviembre de 2005
México, D F, 21 de noviembre (apro)- Hamlet es reconocida mundialmente como la obra maestra de la dramaturgia shakespeareana, y quizá por ello la que mayor reto implica para un director, aunque al paso de los años ambas afirmaciones se hayan vuelto un lugar común Lo cierto es que la reciente propuesta del polémico Juan José Gurrola, a partir de una traducción hecha por él mismo, ofrece una visión fresca de este clásico que en muchas ocasiones es montado de manera arqueológica y por tanto aburrida El montaje de Gurrola es, como él mismo lo define, pícaro, agudo, sagaz, que muestra un príncipe de Dinamarca astuto y festivo Para ello contribuye de manera definitiva la interpretación de Daniel Giménez Cacho, quien con su excelente trabajo actoral rompe el prejuicio de que Hamlet debe ser abordado por un actor joven, y nos ofrece un trabajo que elude los escrúpulos de carácter sensible y honesto del estereotipo hamletiano, para presentarnos un personaje de gran agilidad mental que confunde a quien lo cuestiona y pretende presentarlo como un loco El acertado equilibrio entre el protagonista y el trasfondo político-palaciego que caracteriza a la obra de Shakespeare, en la versión de Gurrola se inclina hacia la lectura entre líneas de las múltiples características psicológicas de Hamlet, que lo convierten en un gran simulador Es así como esta tragedia reconocida por el refinamiento y perfección de su estilo, por lo completo de su contorno dramático, es revalorada por Gurrola en una traducción que, como él mismo confiesa, estuvo apoyada en un Dictionary of Slang and Unconventional English, que contiene coloquialismos, vulgarismos, apodos, es decir, la jerga de los bares, de la calle, del caló judío, y también palabras de antiguos autores ingleses en desuso, además del libro The Shakespeare Folios, impresión en inglés antiguo de la obra del bardo y su transposición moderna A pesar de las casi cuatro horas de duración, la obra transcurre con buen ritmo que "aguanta" el público joven universitario, que mayoritariamente asiste al Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, en Ciudad Universitaria, donde actualmente realiza temporada esta obra De hecho la intención primera de Gurrola al iniciar este trabajo fue la de concebir "un Hamlet que le quedara a México y a la chaviza, que fuera divertido y cabrón, no el Hamlet poderoso, inteligente u homosexual La intención es divertir a la gente durante más de tres horas y media, y hacerlos felices con un texto de hace 400 años", afirma el director Evidentemente Gurrola logró su propósito y volvió a mostrar el genio que muchos creían del todo perdido, y que le valió en el 2004 recibir el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en reconocimiento a su trayectoria, más que por sus trabajos recientes Hamlet se ha definido como el drama de la indecisión expresada en un joven apresado por los sofismas del razonamiento y por los escrúpulos de una conciencia delicada y frágil, pero Gurrola lo transforma en un travieso comediante, dramaturgo y director de escena que da vida, entre otras cosas, a uno de los principales intereses de sir William Shakespeare, el teatro dentro del teatro Hamlet, príncipe de Dinamarca, se presenta viernes y sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas, con las actuaciones de Rogelio Guerra, Farsenio de Bernal, Flor Edwarda Gurrola y Oscar Yoldi, entre otros