Las atribuciones del Conaculta

lunes, 18 de mayo de 2009
MÉXICO, D F, 13 de mayo (apro)- Tal vez por la premura a que obligó la alerta sanitaria por la llamada influenza A/H1N1, pero pareciera que la información oficial emitida por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) perdió "las formas" con respecto a su autoridad frente a los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH) y de Bellas Artes (INBA)
Oficialmente, el Conaculta es sólo órgano coordinador para las dos instituciones fundadas durante la primera mitad del siglo XX Así lo señala el decreto mediante el cual fue creado por disposición del entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, en diciembre de 1988
Desde el punto de vista jerárquico, los institutos están adscritos a la Secretaría de Educación Pública (SEP), son órganos desconcentrados de la misma, creadas por sendas leyes expedidas en su momento por el Congreso de la Unión Y se entiende que es el secretario de Educación Pública quien nombra a sus respectivos directores y quien, en todo caso, les ordena
Sin embargo, a decir de trabajadores de los institutos, aunque originalmente el Conaculta sí actuó como un ente coordinador, al paso del tiempo las dos instituciones fundacionales del proyecto cultural posrevolucionario fueron quedando como "subordinados"
Se cuidaban sin embargo las formalidades Cuando el Conaculta emitía alguna información respecto de ellos, como el nombramiento de sus autoridades o alguna acción o programa, colocaba en algún momento la frase: "por acuerdo del titular de la SEP"
Ahora lo omitió por completo En el comunicado 403 del pasado 24 de abril, en el cual anunció el cese temporal de las actividades por la epidemia de influenza, señaló:
"Conaculta suspende actividades en museos, teatros, cines y bibliotecas"
En el cuerpo de la nota recordó que es organismo coordinador, pero indicó haber "instruido" a suspender las actividades Los "acuerdos" con la SEP se olvidaron
Y cuando se anunció el reinició de las actividades y la reapertura de zonas arqueológicas así como de los centros culturales La Tallera, en Cuernavaca, Morelos; Ignacio Ramírez El Nigromante, en San Miguel de Allende, Guanajuato; y el Museo de Arte e Historia, en Ciudad Juárez, Chiahuahua; la agencia Notimex --a la cual destina el Conaculta una sección en su página web-- publicó:
El Conaculta "instruyó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para que reabra hoy sus 175 zonas arqueológicas en todo el país, informó dicha dependencia
"Igualmente ordenó al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) reabrir, también este miércoles, los centros culturales La Tallera"
Cuando se le preguntó a Francisco de Anda Corral, subdirector de Información y Prensa del INAH, quién en realidad había dado la orden para la cancelación y reinicio de actividades, si la SEP o el Conaculta, explicó que ciertamente el Conaculta es un órgano coordinador y los institutos están "por ley orgánica sectorizados en la SEP
"Pero efectivamente --agregó-- el Consejo coordina todas las acciones que unifican al sector cultura En ese sentido, como informó oportunamente el Consejo, la instrucción de cerrar las zonas arqueológicas fue del Conaculta"
Para muchos estos hechos puede parecer pecata minuta, un mero formulismo Pero para quien ha seguido la historia del Conaculta desde su fundación y la lucha que trabajadores de los dos institutos han llevado desde entonces para defender su independencia con respecto de éste, alegando que se trata de un organismo extralegal que intenta imponerse a dos históricas instituciones creadas en el marco de la ley, no lo es
Y hasta podrían interpretar la "pérdida de las formas" como pasos del Conaculta para ir ganando terreno en la subordinación de los institutos
 

Comentarios