Pese a rechazo, defiende Calderón la Cédula de Identidad

viernes, 10 de junio de 2011
MÉXICO, D.F.- (apro).- A pesar de la oposición de algunos sectores de la sociedad, el presidente Felipe Calderón inició la segunda etapa del registro de la Cédula de Identidad, y advirtió que no bajará la guardia, pese a la críticas y el rechazo a esa medida. De acuerdo con el Ejecutivo, la Cédula de Identidad es un mandato constitucional que, dijo, debió haberse instrumentado desde 1991, cuando México signó la Declaración de los Derechos de los Niños. Irónico, Calderón soltó: “Esta vez nosotros decidimos ir más allá de los obstáculos. Ya ven que siempre hay gente que cualquier cosa que se diga, dicen que no, por eso dicen que algunos, cuando se desmayan y recuperan la conciencia, en lugar de volver en sí, vuelven en no”. En Los Cabos, Baja California, el mandatario admitió que ante la instrumentación de la Cédula de Identidad “hubo quien se opuso y todavía se siguen oponiendo, pero nosotros sabemos que es el derecho de ustedes, niños, el derecho de ustedes, sí, a tener una cédula de identidad”. Al enumerar las supuestas ventajas del programa, invocando razones de seguridad, dijo: “Con la Cédula (de Identidad) estamos combatiendo un delito abominable, reprobable, inaceptable en México, que es el tráfico de infantes”. Es –añadió– un documento que pretende registrar a la totalidad de los niños mexicanos para integrar una base de datos a cargo de la Secretaría de Gobernación (Segob), que se coordina con los gobiernos estatales para visitar las escuelas de educación básica. “(La Cédula de Identidad) No es sólo para aparecer muy guapos ahí en la foto o para tener un documento que los distinga, es también por seguridad”, sentenció el mandatario. A través del Registro Nacional de Población, la Segob obtiene los datos de las actas de nacimiento o naturalización y las huellas dactilares de niños y niñas, así como fotografías del iris de ambos ojos y del rostro, y después los vincula con la CURP correspondiente. Y, según Calderón, está esperanzado en que muy pronto la Cédula de Identidad pueda abarcar también a los adultos. Apenas ayer, el mandatario aseguró que su gobierno está comprometido con los derechos humanos; sin embargo, las críticas a la Cédula de Identidad van precisamente en el sentido de que vulnera los derechos fundamentales de los niños, e inclusive provocó que la Cámara de Diputados controvirtiera el programa por sobre reglamentación. Los diputados consideraron que los datos biométricos recabados son inherentes a la persona, por lo que se vulnera su derecho fundamental. La controversia constitucional, signada por todas las fracciones parlamentarias, incluida la del PAN, menciona al menos cinco violaciones a la Constitución, y advierte que no se cuenta con mecanismos seguros para proteger los datos de los menores, contrario a lo que ha manifestado Calderón en ese sentido. También el Instituto Federal Electoral (IFE) y del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IFAI) se opusieron a la Cédula de Identidad. El primero, por considerar que suplantará la credencial para votar como documento de identidad, y el segundo, por la misma crítica a los datos biométricos que hicieron los legisladores, punto en el que también coincidieron representantes de la Organización de Estados Americanos. El pasado 13 de marzo, cuando los legisladores y representantes de organismos aún negociaban en la Secretaría de Gobernación la instrumentación de la Cédula de Identidad y sus características, Felipe Calderón inició el fichaje de niños en el estado de Guanajuato, y hoy puso en marcha la segunda etapa en Los Cabos. En la ciudad bajacaliforniana, el Ejecutivo dijo ante un nutrido grupo de infantes: “Dios no lo quiera, y tampoco lo permitamos los hombres, pero supongan que un día alguien se pasa de vivo y se los quiere llevar a Estados Unidos o a otro lado. Cuando lo detengamos en el aeropuerto y le digamos: A ver, ¿ese niño quién es? No, pues es mi hijo. A ver, enséñeme su Cédula de Identidad”. Y la Cédula de Identidad, que es infalsificable, dijo, “va a demostrar que son ustedes y no el nombre falso que les quiera dar, por ejemplo, algún tratante de menores”.

Comentarios