Fiebre reformista del presidente se suma a maratón de giras

miércoles, 28 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Primero fue la iniciativa para cambiar el nombre del país. Luego, la que pretende implantar la segunda vuelta electoral y, hoy el presidente Felipe Calderón envió una propuesta de reforma al régimen ejidal. Y es que, en estos sus últimos días como presidente de México, al maratón de giras e inauguraciones que realiza Calderón se ha sumado una fiebre reformista de última hora. De acuerdo con la iniciativa enviada a la Cámara de Senadores, Calderón planteó en esta ocasión una serie de modificaciones a la propiedad ejidal que, entre otras cosas, pretende desregular el esquema ejidal mediante la titulación al ejidatario sobre su parcela y los requisitos de la asamblea sobre el dominio de un ejido. Además, prevé una modificación al derecho de tanto, y básicamente, se trata de perfeccionar la descolectivización agraria. Según el documento, existen diferentes problemas derivados de la titulación, entre los que destaca la de un mercado incipiente de tierras por la falta de titulación de derechos de propiedad entre ejidatarios, ya que la legislación de 1992 prevé diversas limitaciones para aceptar el usufructo de estas tierras como garantía. Según Calderón, lo anterior provoca estancamiento, una caída en el crédito rural y falta de capital en los ejidos, de manera que su iniciativa pretende impulsar el desarrollo del campo a partir de otorgar el dominio pleno de la tierra a sus dueños. El viernes 23, Calderón propuso cambiar el nombre del país de Estados Unidos Mexicanos a solo México, pretensión que fue recibida con ironías, sarcasmos y, en general, rechazo al planteamiento. Ayer, la Presidencia de la República informó sobre la iniciativa de reforma electoral, que pretende incluya una segunda vuelta electoral y hoy, el tema ejidal, a poco más de 48 horas de que concluya el período para el que fue elegido Calderón.  

Comentarios