Abandonan un cadáver en la glorieta de la Minerva, en Guadalajara

lunes, 9 de junio de 2014
GUADALAJARA, Jal., (proceso.com.mx).- En plena glorieta de la Minerva, ubicada en el cruce de las avenidas López Mateos y Niños Héroes, dos de las arterias más transitadas de la zona metropolitana de Guadalajara, fue abandonado el cuerpo de un hombre de aproximadamente 30 años de edad durante la madruga de este lunes. El hallazgo fue confirmado por personal de la Secretaria de Seguridad Ciudadana, después de que en las redes sociales circularon varios reportes y fotografías en las que se apreciaba la persona asesinada en el interior de la fuente de la referida glorieta. El hombre fallecido era de complexión robusta, vestía un saco negro y pantalón gris. Algunas versiones extraoficiales indicaron que la persona tenía más de ocho horas de haber sido abandonada en esa zona. Las autoridades estatales no han logrado la identificación de la persona asesinada, tampoco se ha especificado el motivo de la muerte. La zona de la Minerva es uno de los lugares del área metropolitana que más cámaras de video-vigilancia tiene y hasta la mañana del lunes se desconocía si ese sistema logró captar el momento en que abandonaron el cuerpo del occiso. Además, este fin de semana, en la región Altos Norte fueron rescatados los cuerpos de ocho personas que fueron sepultadas al interior de una fosa clandestina descubierta en el municipio de Encarnación de Díaz. Desde hace varias semanas la Fiscalía General del Estadio de Jalisco tenía en sus manos las denuncias promovidas por familiares de personas desaparecidas en la región. Por su parte, la Fiscalía General del estado notificó que puso a disposición del Juzgado Mixto de Encarnación de Díaz a tres sujetos presuntamente ligados a la muerte de esas ocho personas. Los detenidos fueron identificados como: Gilberto Mendoza Pérez "El Soldado", de 32 años, José Antonio Reyes Soto, de 37, y José María Pérez Caldera "El Chema", de 18. Uno de esos individuos reconoció haber participado en ese múltiple crimen y argumentó que el asesinato de esas personas se debió a que uno de los occisos había robado pertenencias a uno de los líderes de una célula del crimen organizado. Desde el pasado 30 de mayo, el agente del Ministerio Público de Encarnación de Díaz recibió la denuncia por desaparición de un menor de 16 años de edad y vecino de ese municipio. Otras personas reportadas desaparecidas son: Emmanuel Ramírez, de 20 años de edad y Mario Sánchez Mendoza, de 19. Ante esa situación, la Fiscalía General inició la investigación que condujo al rancho La Presa de San Pedro, lugar en donde se localizaron los ocho cadáveres calcinados y con huellas de mutilación.

Comentarios