Reparte candidato panista tarjetas, gana elección e incumple promesas… en Querétaro

lunes, 25 de junio de 2018
QUERÉTARO, Qro (apro).- José Luis Hernández Guerrero, padre de un joven asesinado en 2004 en Querétaro, recibió una de las miles de tarjetas "Me obligo contigo" repartidas en 2015 por el entonces candidato panista a la gubernatura, Francisco Domínguez Servién. "Él me entregó esta tarjeta personalmente. Es una tarjeta donde dice que: 'Me obligo contigo'", relató Hernández Guerrero mientras exhibía la tarjeta ahora sin ningún valor, por lo que ahora también duda de las repartidas por el candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés. A diferencia de los monederos electrónicos del candidato presidencial, las tarjetas panistas en Querétaro ofrecían otros beneficios económicos para la ciudadanía de Querétaro, lo que era respaldado con el rostro del mandatario. En algunos plásticos distribuidos en Querétaro, por ejemplo, se lee el compromiso del entonces candidato y ahora gobernador panista para otorgar transporte gratuito a los estudiantes, personas de la tercera edad y personas que tuvieran alguna discapacidad. "No hay ningún transporte gratuito. Francisco Domínguez no nos ha cumplido a nadie" dijo un anciano que se identificó como José López. Tres años después todavía hay gente que aún conserva la tarjeta la cual ofrecía: "Seguro contra robo", aunque el propio exjefe de la gubernatura y ahora candidato del PAN, Luis Bernardo Nava Guerrero, reconoció que no existe. "No es en una modalidad de seguro, pero sí existe el fondo para la reparación del daño a las víctimas", dijo en una rueda de prensa junto a otros candidatos panistas, aunque no pudo especificar cuánta gente fue beneficiada: "No es una estadística que tenga yo a la mano", respondió. Este reportero habló con tres ciudadanos víctimas de robo a negocio, pero en ninguno de los casos las autoridades les informaron del supuesto seguro prometido en campaña por el panista, Francisco Domínguez. José Luis Hernández, padre de Marco Antonio, joven asesinado en 2004, recordó que cuando el mandatario le dio la tarjeta también le hizo el compromiso de atenderlo personalmente y revisar su caso para hacerle justicia. Nada de esto ocurrió. Tras ganar la elección Domínguez Servién, Hernández Guerrero dijo que acudió con su tarjeta a que lo recibieran sin éxito, después fue a buscar al gobernador a un acto público, quien --aseguró-- le refrendó el compromiso y le dieron una cita que finalmente no se concretó. "No sé, ahora las tarjetas que esté regalando el licenciado Anaya, vayan a tener algún efecto, ¿no? Yo pienso que no", declaró. A diferencia del sexenio en que mataron a su hijo, cuando Francisco Garrido Patrón era gobernador y Ricardo Anaya Cortés su secretario particular, José Luis Hernández dijo que en el actual sexenio sí fue atendido por el secretario particular, pero hasta la fecha no hay justicia por el asesinato de su hijo. Recordó que el testigo principal del crimen identificó a un pudiente empresario de Querétaro como el responsable de matar a su hijo. En 2005, el entonces procurador y actual secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres, convocó a una conferencia donde dijo que no había pruebas que incriminaran a Federico Ruíz Lomelí, pero del asesino no informó nada. Trece años después sigue impune el caso conocido como "el crimen de la BMW negra" por ser el vehículo donde viajaba el asesino de Marco, quien iba en un auto Tsuru junto a sus amigos.

Comentarios