NAIM

La ASF corrige: costo de cancelar NAIM fue de 113 mil mdp y no de 331 mmdp

La Auditoría Superior de la Federación determinó que el costo real de cancelar la construcción del NAIM fue de 113 mil 327.7 millones de pesos, es decir, casi tres veces menos de lo que el organismo había reportado previamente.
domingo, 9 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que el costo real de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) fue de 113 mil 327.7 millones de pesos, es decir, casi tres veces menos a los 331 mil 996 millones de pesos que ese organismo había reportado en el Informe sobre la Cuenta Pública 2019, provocando una inmediata reacción del presidente Andrés Manuel López Obrador que acusó inconsistencia en los datos y un uso político de los mismos.

Las conclusiones de la ASF se dieron a conocer luego de cinco reuniones entre los auditores de la ASF y funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público cuyo titular, Arturo Herrera, refutó los datos de la Auditoría con el argumento de que se duplicaron gastos derivados de la recompra de bonos que realizaron las autoridades hacendarias para la liquidación de los mismos.

La minuta sobre el costo final de cancelar el NAIM se dio a conocer la noche de este sábado tras cinco reuniones del Grupo Auditor conformado por la ASF y la Secretaría de Hacienda.

La ASF explicó que en este grupo bipartita participaron por parte de ese organismo, el Auditor Especial de Cumplimiento Financiero de la ASF,  Gerardo Lozano Dubernard; la Directora General de Auditoría Forense, Ivone Henestrosa Matus; la Directora General de Auditoría Financiera Federal “A”, Claudia María Bazúa Witte; el Director de Auditoría “D5” de la Dirección General de Auditoría de Inversiones Físicas Federales, Eduardo Alejandro Pérez Ramírez; y la Directora de Auditoría “A4” de la Dirección General de Auditoría Financiera Federal, Karina Claudia Ledesma Hernández.

El periodo de revisión sobre el Costo del Esquema de Financiamiento, Construcción y Terminación Anticipada de Contratos del NAIM abarcó todos los costos financieros de la obra cancelada hasta el  31 de diciembre de 2019, con el propósito de zanjar las diferencias entre la ASF y Hacienda, la cual se vio reflejada en un documento de 80 páginas.

Así, en las conclusiones de la auditoría sobre el cumplimiento financiero del NAIM y la terminación anticipada de los contratos se señala que el esquema de obra contemplaba recursos por 230 mil 869.7 millones de pesos; cifra que incluye 15 mil 006.4 millones de pesos por concepto de ingresos financieros correspondientes “al mantenimiento de las inversiones”, es decir, a los intereses generados.

Por lo que se refiere a lo que la ASF denomina  “Aplicaciones de Recursos”, la ASF reportó que estos ascendieron a 193 mil 609.5 millones de pesos, de los cuales 91 mil 682.2 millones de pesos corresponden a la liquidación de certificados FIBRA E (CBFE) y otros 66 mil 520.2 millones a la  colocación y recompra de bonos “Mexcat”.

Por lo anterior, estima la Auditoría Superior, la compra y recompra de bonos “no debería considerarse como un “costo”, ya que el valor nominal de los certificados CBFE fue de 30 mil millones de pesos y el costo nominal de los bonos MEXCAT fue de 36 mil 520.2 millones de pesos, los cuales “fueron liquidados y recomprados a los inversores” con la disponibilidad de recursos que se tenía en los fideicomisos utilizados para financiar la construcción del NAIM.

“(Estas) DISPONIBILIDADES que se convierten en EXCEDENTES a partir de que se toma la decisión de cancelar el proyecto en comento, recursos que provenían de los mismos inversores que adquirieron estos instrumentos financieros y a los que se les está devolviendo o reembolsando su inversión que no fue utilizada; por lo cual únicamente deben ser considerados como un “costo” la cantidad de 25 mil 162.0 millones de pesos correspondientes a los intereses, comisiones y rendimiento objetivo pagados, de los cuales 4 mil 748.8 millones de pesos corresponden a los certificados CBFE (Fibra E) y 20 mil 413.2 millones de pesos corresponden a los Bonos MEXCAT”, señala la aclaración de la ASF.

En este marco, el Grupo Auditor aclaró que tanto en el origen como la aplicación de recursos para las obras del NAIM contemplan 12 mil 665 millones de pesos que se presentan como “recursos presupuestales aplicados por entidades y dependencias” distintas al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) como la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) que se hicieron cargo de obras y costos adyacentes como obras hidráulicas y pagos de indemnizaciones.

Así, sumando todo lo anterior, la ASF determinó que los “costos” derivados de la Aplicación de Recursos ascienden a 127 mil 089.3 millones de pesos, de los cuales 93 mil 204 millones de pesos corresponden a la “Inversión ejercida en la construcción del proyecto y terminación anticipada de los contratos” y otros 33 mil 885.3 millones de pesos corresponden a los “costos” asociados a la “Liquidación, recompra, prepago, gastos de  operación, pérdidas en cambios y otros”.

A esa cifra se le descontaron los 15 mil 006.4 millones de pesos que el Fideicomiso del NAIM obtuvo como ingresos por el mantenimiento de sus inversiones en diversos instrumentos financieros.

Por lo tanto, el  “Costo neto de construcción del NAIM y la terminación anticipada de los contratos” fue tasado en 11 mil 82.9 millones de pesos, cifra a la que se deben sumar 1,244.8 millones de pesos por concepto de “Intereses por pagar devengados” al 31 de diciembre de 2019.

Esta última suma por el monto de 113 mil 327.7 millones de pesos, denominado por la ASF como “Costo de la inversión” en el NAIM, es el costo final del “Esquema de financiamiento, construcción y terminación anticipada de contratos del NIAM al 31 de diciembre 2019.

Además, la ASF señala que la disponibilidad de recursos en los fideicomisos 80460, 2172 y 80726 que se usaron para las obras del NAIM, era de 37 mil 956.4 millones de pesos que se pueden usar para el pago de contratos y costos pendientes.

Por último, el Grupo Auditor para revisar los adeudos provocados por la cancelación del NAIM presentó un apartado en el cual señala que la recompra de bonos Mexcat y Fibra E para financiar la obra, no se pueden considerar costos de financiamiento, ya que se recurrió a los mismos recursos que los tenedores habían entregado, por lo que se trató de una devolución.

“En conclusión, no puede considerarse como un “Costo” la devolución o reembolso que se realiza a los inversionistas que adquirieron estos instrumentos financieros con las DISPONIBILIDADES que se convierten en EXCEDENTES a partir de la decisión de cancelar el proyecto; en consecuencia, no puede generarse un “Costo” respecto a un recurso que no se erogó y que finalmente se devolvió o reembolsó a quienes invirtieron en este proyecto, por lo que lo único que constituye un “Costo” son los intereses, rendimiento objetivo y comisiones que se hayan pagado con motivo de estas inversiones”, concluye la ASF.

El debate sobre este tema comenzó el pasado 20 de febrero, fecha en que la ASF presentó  la fiscalización de la Cuenta Pública 2019, informando que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) había tenido un costo superior a los 331 mil millones de pesos.

En su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó el informe y aseguró que la Auditoría Superior había inflado el costo, puesto que Hacienda tenía otros datos sobre el tema.

Ante la controversia, el titular de la ASF, David Colmenares, reconoció  inconsistencias en la metodología que se había utilizado y se comprometió a revisar el asunto, de manera conjunta, con la Secretaría de Hacienda.

Comentarios