AICM

Adaptar el espacio aéreo de la CDMX costará 4.7 mil mdp, dice exjefe sindical de pilotos

Adaptar el espacio aéreo de la CDMX para que operen de forma simultánea el nuevo Aeropuerto de Santa Lucía y el AICM costará 4.7 mil millones de pesos, estimó el exlíder de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores.
jueves, 23 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Adaptar el espacio aéreo para que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) operen de manera simultánea costará 4.7 mil millones de pesos, según cálculos dados a la revista Forbes por el exsecretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), Jesús Ramírez Stabros.

El piloto de aviación, que en 2013 fue coordinador de Vinculación de la Oficina de la Presidencia, con Enrique Peña Nieto, explicó que “los aeropuertos se planean de arriba hacia abajo”, y remarca la importancia de planear nuevas terminales aeroportuarias, por lo que se podrían planear 10 alrededor de la Ciudad de México, lo cual no sería el problema, sino que el espacio aéreo está saturado desde hace 10 años.

El miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) vaticinó que, a partir del 21 de marzo de 2022, fecha programada para el inicio de operaciones del AIFA, se aportarán nuevos vuelos al ya saturado espacio aéreo metropolitano.

Y como su operación será simultánea al AICM y al de Toluca (AIT), fue necesario rediseñar el espacio aéreo por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) “no sin críticas de por medio”, indicó a Forbes el también exdiputado federal y local en San Luis Potosí, donde fue coordinador parlamentario y presidente de la Junta de Coordinación Política.

Previó también que en próximos años se deberá realizar una millonaria inversión para adquirir tecnología y equipo para reducir las distancias entre los aviones que viajan en el espacio aéreo metropolitano, sin sacrificar las medidas de seguridad internacionales, “para que, de esta manera, se sumen más vuelos sin perder eficiencia”, según dijo.

Esa estimada inversión, adivinó, sería de 4 mil 781 millones 315 mil 152 pesos, de los cuales, la SCT ya solicitó 800 millones en el presupuesto del 2021, bajo el concepto de inversión de la dependencia identificado con la clave 1909C000001 y se denominó “Reestructuración de espacios aéreos y procedimientos de navegación basada en el performance (PBN) del Sistema Aeroportuario Metropolitano”.

Ese mismo programa se describe como “programa de adquisición de equipamiento para la configuración del Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM) que integra los aeropuertos internacionales de México, Toluca, Puebla y Cuernavaca, a fin de tener un sistema actualizado”, indicó en la entrevista.

Forbes indagó en Compranet que la SCT ya salió al mercado en busca de los primeros equipos para la actualización del espacio aéreo metropolitano.

“Se trata de unos ceilómetros, que son aparatos meteorológicos que miden en tiempo real la altura de la base de las nubes con el objetivo de generar reportes más precisos a los pilotos sobre las condiciones de clima y optimizar así las salidas y llegadas de los aeropuertos. Sin estos aparatos, la estimación de la cubierta nubosa se hace a través de observadores humanos, como los controladores humanos”, indicó Forbes.

Stabros dijo que el objetivo es “meter” más aviones al saturado espacio aéreo metropolitano para hacerlo compatible entre el AICM y el AIFA, recortando distancias de vuelo entre aviones e incrementando los vuelos, reiteró.

En su opinión, estas acciones deben hacerse con tecnología porque, si rebasan el límite de seguridad, “esos errores se pagan con accidentes”, dijo.

No obstante, reconoció que esto no es nuevo, pues el espacio aéreo mexicano está saturado desde hace varios años, ya que “es uno y no es modificable” por sí mismo, sino mediante tecnología para tener mayor precisión sobre dónde están los aviones y la distancia de separación entre uno y otro.

“El problema en el espacio aéreo de México está rodeado de cerros y solamente tenemos espacio hacia el norte, entonces, todo el tráfico aéreo de la Ciudad de México se concentra ahí”, señaló el expiloto.

Al ser cuestionado sobre recortar la distancia entre aviones, recordó el accidente por turbulencia ocurrida en el avión donde viajaba Juan Camilo Mouriño, en el sexenio de Felipe Calderón, que ocurrió por acercarse mucho al avión que iba adelante y lo volteó la turbulencia.

“Si tienes equipos muy sofisticados que hacen que llegues al mínimo de distancia entre aviones, está bien, pero eso no va a dar con el número de tráfico aéreo que haga eficiente el sistema de aeropuertos”, opinó.

Comentarios