Ricardo Monreal

Banxico "no tiene ni idea" del ingreso de dólares en efectivo: Monreal

Ricardo Monreal afirma que la reforma a la Ley del Banxico, así como otras para regular la banca mexicana lo enfrentaron al poder financiero, pero son un intento por separar el poder político del económico que durante décadas “fue uno solo”, y por ello considera “normal” que generen inconformidad.
miércoles, 23 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- En noviembre de 2018 Ricardo Monreal, líder de Morena en el Senado, provocó una avalancha en los mercados bursátiles con una iniciativa para eliminar algunas comisiones bancarias. Preocupado, Carlos Urzúa, entonces recién elegido secretario de Hacienda, deslindó al gabinete de transición de la propuesta y pidió a los legisladores que antes de presentar una iniciativa consultaran al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados para que tomaran en cuenta los impactos en esta materia. La iniciativa no prosperó, pero ha obligado a los bancos a autorregularse y a eliminar varias comisiones.

En noviembre pasado Monreal volvió a provocar una tormenta al impulsar reformas a los artículos 20 y 34, y adicionar un 20 bis y 20 ter, a la Ley del Banco de México (Banxico) para obligar al organismo autónomo a comprar a las instituciones de crédito los billetes y monedas extranjeros que no puedan colocar en Estados Unidos. La reforma, que fue aprobada en el Senado a principios de diciembre por la mayoría de legisladores de todas las bancadas, fue detenida en la Cámara de Diputados tras una ola de voces, incluida la del propio Banco de México, que se manifestaron en contra.

Así, el Congreso pospuso su aprobación y ofreció una comisión bicameral con el Banxico, la Secretaría de Hacienda, la Asociación de Bancos de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que en un inicio no fueron tomadas en cuenta.

Tres veces diputado y tres veces senador, Monreal dice en entrevista que esas iniciativas, así como otras para regular la banca mexicana –entre las que se encuentra la que presentó en diciembre para que las tasas de interés no sean tan elevadas–, lo enfrentaron al poder financiero, pero son un intento por separar el poder político del poder económico que durante décadas “fue uno solo”, y por ello considera “normal” que generen inconformidad y resistencia.

“Es obvio que haya reacción, pero nosotros estamos acostumbrados a eso y vamos a ser cuidadosos y a enfrentar con argumentos la necesidad de fortalecer este principio básico que es la separación del poder económico y del poder político”, afirma el exgobernador de Zacatecas.

–¿Cómo Morena podría seguir hablando de separar el poder político del poder económico, cuando una reforma tan polémica, como la del Banco de México, implica poner en riesgo la totalidad de los activos en reserva internacional del país (que a noviembre ascendía a 194 mil millones de dólares), para beneficiar a un solo empresario: Ricardo Salinas Pliego? –se le pregunta.

–Nosotros no legislamos con dedicatorias ni hacemos leyes con propósitos de beneficio de una persona. La aprobación de esta reforma en el Senado fue orientada por el beneficio a los migrantes y a sus familias, y en quienes sufren todos los días la disminución de los recursos que reciben de sus familiares que trabajan en Estados Unidos, y que al no ser canjeados por instituciones financieras están sometidas a un mercado negro, que subvalúa, que disminuye el precio de su dinero y, por tanto, afecta su economía, afirma.

El Banco de México informó a principios de diciembre al Senado, en un documento que fue ignorado hasta que estalló el escándalo, que la mayor parte de las remesas llegan mediante transferencias electrónicas. Por ejemplo, según la información del organismo, de enero a septiembre de 2020, el monto de remesas en efectivo fue de 200.99 millones de dólares y de transferencias electrónicas de 29 mil 964.22 millones de dólares. Es decir, en efectivo fue sólo de 0.67%. Pero, según el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, la banca central “no tiene ni idea” del ingreso de dólares en efectivo al país porque es parte del mercado negro, aunque su origen sea legal.

“No tienen idea porque no pueden registrarlo, pero es una cantidad impresionante. Basta con que usted se meta a cualquier comunidad de Zacatecas, de Oaxaca, de Michoacán, donde la migración es muy fuerte, para que vea que hay economías dolarizadas por recursos que no se registran electrónicamente, sino que circulan de bolsa en bolsa y que las envían a través de sus familiares aquí a México”, responde.

Sin embargo, Banxico también reportó a la Cámara Alta que, dado que los cambios a la ley se enfocan en ayudar a las instituciones bancarias que no pueden repatriar dólares a Estados Unidos por las restricciones antilavado, se tiene que tomar en cuenta que la acumulación de excedentes de dólares en los últimos años “ha sido marginal”.

De acuerdo con los datos del banco, cuya función es procurar la estabilidad del peso mexicano, de enero a septiembre de este año, sólo una institución de crédito ha tenido problemas para cambiar divisas, acumulando más de 10 millones de dólares. Se trata de Banco Azteca, de Ricardo Salinas Pliego, como reportó en su número anterior este semanario (Proceso 2302).

–¿Cómo se construyó esta reforma, hubo cabilderos de Grupo Salinas? –se le cuestiona, tras los señalamientos en tribuna en el pleno del Senado del senador Emilio Álvarez Icaza, sin grupo parlamentario.

–Yo no vi a ningún cabildero de Grupo Salinas. La última vez que saludé al presidente de TV Azteca (Salinas Pliego) hace un año, por alguna reunión de tipo cultural, fue de lejos y no he tenido conversación con él en mucho tiempo. Sin embargo, debo decir que lo respeto y que no tengo ningún argumento para descalificar, ni me atrevo hacerlo, porque no tengo elementos de juicio, dijo Monreal.

–¿Qué piensa ahora que ya se sabe, por distintas voces, como la del economista Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, propuesto por el presidente López Obrador, que los cambios a la ley favorecen a una sola empresa? –se le pregunta.

–A mí no me corresponde hacer acusaciones. Estoy en espera de que esta iniciativa pueda prosperar mejorándola, y estableciendo candados que impidan que cualquier actividad ilícita pueda penetrar el sistema financiero, dice el senador.

Tras la polémica, Monreal asegura que los grupos parlamentarios de Morena en el Congreso están en “plena disposición” para que se ajuste lo que se tenga que ajustar de la reforma y se ponga en la ley “cualquier mecanismo que permita que este fantasma con el que se ha asustado a la población pueda esfumarse”.

Para el exjefe delegacional de Cuauhtémoc y quien fue aspirante a la candidatura a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por Morena, fueron grupos “económicos” los que pusieron una trampa como el argumento de los riesgos de que el Banco Central termine “lavando dinero” y que él, como autor de la iniciativa, considera “inoperantes” por la normatividad internacional y nacional aplicable en materia de combate al lavado de dinero.

En enero una comisión bicameral revisará con lupa la reforma a la Ley del Banco de México para que pueda ser modificada y aprobada en febrero. En caso de sufrir cambios en San Lázaro, tendría que ser devuelta al Senado.

Entrevista publicada en la edición 2303 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí. 

Comentarios