Seguridad

San Luis: nuevo gobierno, nuevo grupo armado

Con dos meses en el poder, al gobernador Ricardo Gallardo Cardona lo desafía ya la aparición de un presunto nuevo grupo armado en la capital potosina y dos municipios colindantes.
miércoles, 8 de diciembre de 2021

SAN LUIS POTOSÍ (Proceso).- Con dos meses en el gobierno del estado, a Ricardo Gallardo Cardona lo desafía ya la aparición de un presunto nuevo grupo armado en la capital potosina y dos municipios que colindan con ella.

El 4 de noviembre 80 hombres armados en ocho camionetas incursionaron en las alcaldías de Mexquitic de Carmona y Ahualulco. Dos semanas después, la noche del 20, circulaba en redes sociales un video en el que unos 20 hombres posan en la entrada a la delegación de La Pila para presentarse como el grupo Operación Bélica (OB).

“Venimos a poner orden en las calles y a sacar a los mugrosos golfos de la zona”, advirtieron los encapuchados, que portaban armas de alto poder.

El gobernador Gallardo Carmona minimizó el hecho: “Es un grupo que vino, tomó un video y se fue”. Pero el material se analizó en la Mesa de Seguridad del 22 de noviembre, en la que los representantes de la Sedena y de la Guardia Nacional informaron que ya habían solicitado más efectivos en el estado.

“Lo de La Pila no fue el detonante, pero sí se planteó en la mesa que se reorganizara la estrategia de seguridad y un rediseño en el planteamiento de la presencia de vigilancia”, aseguró Miguel Gallegos Cepeda, vocero de Seguridad Estatal.

La delegación de La Pila, al sureste de la ciudad de San Luis Potosí, colinda con la zona industrial y en ella se encuentra el Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) número 1, conocido como el penal de La Pila, con alrededor de mil 700 presos.

El Cereso se ha caracterizado por frecuentes motines y riñas desde hace 12 años. Destaca, por su saldo de 13 muertos y 65 heridos, el motín del 27 de abril de 2013. Otro, ocurrido el 14 de noviembre de 2015, dejó siete muertos. La disputa por el gobierno interno del penal incluye el secuestro de custodios, el rechazo a los directivos formales de la cárcel y señalamientos directos contra algunos reos.

En 2020 se registraron dos motines: el 9 de agosto y el 26 de septiembre. Jaime Pineda Arteaga, secretario de Seguridad Pública, reconoció la lucha por el control del reclusorio y explicó que al encarcelar a integrantes de distintos cárteles, se atacan como en el exterior.

Tras la publicación del video de los autonombrados OB, elementos de la Guardia Nacional, de la Sedena y la Fuerza Metropolitana se movilizaron pero no hallaron evidencia del grupo de hombres armados ni huellas en las viviendas presuntamente rafagueadas. El delegado de la FGR, Rodolfo Hernández Limón, dijo que no hay informes que revelen la presencia de un nuevo grupo delictivo.

La versión oficial es que se trató de un montaje y que el video se grabó días antes. No obstante, el miércoles 1 apareció un cuerpo mutilado y con un mensaje en cartulina en la entrada a la delegación de La Pila, a mil 200 metros de donde se realizó el video.

Al mismo tiempo, a menos de un kilómetro el gobernador entregaba preliberaciones a 115 internos del penal de La Pila, donde peleó unos rounds con un preso durante una función de boxeo.

Gallardo Cardona atribuyó la presencia de grupos armados a los operativos federales en Zacatecas, en un “efecto cucaracha”. Lamentó que mientras en el estado vecino se refuerza la seguridad con 3 mil elementos –según anunció el presidente López Obrador–, San Luis Potosí sigue con “batallones muy cortos”. Gallardo solicitó 150 elementos de la Guardia Nacional para reforzar los límites con Zacatecas y 500 más para el resto del territorio estatal.

A su vez el presidente municipal de San Luis Potosí, Enrique Galindo Ceballos, excomisionado general de la Policía Federal, dijo que La Pila cuenta con sólo 10 policías, por lo que se reforzó la vigilancia con un operativo de rondines coordinado con la Sedena, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad Pública.

Límites peligrosos

En el video, un encapuchado le advierte a Miguel Amado Jiménez González, director de la Policía de Investigación en el Estado, que elementos de su corporación están relacionados con el Cártel del Golfo y el Cártel de los Alemanes, bajo el mando de Luis Alemán, El Mongol, “y su comandante Guerrero”, quienes, aseguran, están escondidos en El Huizache, comunidad ubicada 100 kilómetros al norte de la capital potosina.

A propuesta de Gallardo Cardona, 13 días antes del cambio de gobierno Jiménez González sustituyó en el cargo a José Guadalupe Castillo Celestino, señalado como sospechoso de trabajar con lo que se denominó “el Cártel de la Ministerial”.

Cuestionado sobre el mensaje, el gobernador contestó: “Que lo vean las dependencias federales, ellos son los que están siendo señalados”. Gallegos Cepeda señaló que, como parte de investigaciones acordadas en la Mesa de Seguridad, se iniciaron entrevistas con los  policías de investigación estatales para descartar los vínculos señalados.

Desde hace poco más de un año se comenzaron a registrar crímenes de alto impacto en los límites de San Luis con Zacatecas. En octubre de 2020 se localizaron 13 cuerpos en Villa de Ramos y otros nueve en Vanegas. Pineda Arteaga aseguró entonces que eran víctimas de enfrentamientos entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco en Zacatecas, las cuales fueron arrojadas en San Luis.

Sin embargo, dos policías estatales que fueron levantados en el municipio de Santo Domingo aparecieron el 23 de junio, ejecutados y colgados en un puente cerca de la ciudad de Zacatecas, con un narcomensaje.

Dos días antes del cambio de gobierno, el 24 de septiembre, se encontraron nueve cuerpos en la comunidad de El Bravo, en Pinos, Zacatecas, muy cerca de los límites con San Luis Potosí. Más tarde se encontró el cuerpo de una mujer que resultó ser policía del mismo municipio zacatecano.

El mismo día se reportó la desaparición de tres policías estatales, que fueron localizados con vida el lunes 27. Una semana después desaparecieron dos policías de Cedral, cuyos cuerpos fueron localizados cuatro días después junto con el de otra persona sobre la carretera 49, en los límites de San Luis Potosí-Zacatecas.

A pesar de la inseguridad, Gallardo Cardona aseguró: “Estamos contentos porque además tuvo una reducción de 22% la delincuencia, como la tenía el pasado gobernador y los pasados funcionarios (sic). Hoy, con una Guardia Civil que viene fuerte, vamos a llegar a un 40% de reducción, primeramente Dios, en diciembre”.

De acuerdo con las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en septiembre pasado se reportaron 4 mil 319 delitos y en octubre 4 mil 463, es decir, se incrementaron 3.3% en el primer mes del gobierno de Gallardo.   

Texto publicado en el número 2353 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 5 de diciembre de 2021.

Comentarios