La muerte de Hank González

Carlos Hank González, prominente empresario y conspicuo político priista, falleció el 11 de agosto del 2001, a los 73 años de edad, a consecuencia del cáncer de próstata que lo aquejaba desde hacía 15 años Su muerte provocó reacciones distintas En tanto que para los priistas el exregente fue un “digno ejemplo” de trabajo, vocación y servicio, para la oposición, sobre todo para el PRD, el “profesor” fue el más perfecto representante de lo peor del PRI

El “profesor”, quien se desempeñó como gobernador del Estado de México de 1969 a 1975, fue un destacado miembro de la clase política mexicana durante varias décadas Acumuló cargos, poder y dinero Lo único que no pudo conseguir fue llegar a ser presidente de la República y esto, debido a su ascendencia extranjera —su padre era alemán— obstáculo que no pudo remover a pesar de su enorme influencia

Se le señala como cabeza de un selecto grupo de élite dentro del PRI: el Grupo Atlacomulco, que congrega, según se sabe, a desatacados priistas del Estado de México y tiene intereses económicos fuertes y diversificados A la muerte de Hank, el liderazgo de dicho grupo—que nunca ha existido según el propio Hank—habría recaído en el gobernador mexiquense, Arturo Montiel

Hank, que inició su carrera como maestro rural, también fue miembro del Consejo Político del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Revolucionario Institucional desde 1997, y en el sector privado formó parte del consejo del Grupo Financiero Interacciones Dentro del PRI fue representante de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) y delegado priista en Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán

En la administración pública, Carlos Hank fue presidente municipal de Toluca, Estado de México (1955 a 1957), y jefe del extinto Departamento del Distrito Federal (1976 a 1982)

El último proyecto que tenía en mente, hasta antes de su muerte, fue la construcción del aeropuerto en Texcoco, según afirmaciones del gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Este proyecto se dio por oficialmente cancelado en julio de este año, luego de que la oposición de los campesinos de la zona quebró la intención gubernamental

Durante la administración de Carlos Salinas, entre 1988 a 1989, el exgobernador mexiquense se desempeñó como secretario de Turismo, y casi al término de ese gobierno (de 1990 a 1994) fue titular de la Secretaría de Agricultura En ese entonces también fue presidente del Consejo Regional de Cooperación Agrícola de Centroamérica, México, Panamá y República Dominicana (Coreca), así como del Consejo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (CIRSA)

Asimismo, fungió como director de Gobernación del gobierno del Estado de México y se desempeñó como diputado federal en la XLIV Legislatura local, de 1958 a 1961 También fue subgerente de Ventas de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), y estuvo al frente de dicho organismo de 1964 a 1969

Debido a su amplia trayectoria política, el extinto exfuncionario recibió diversos reconocimientos y condecoraciones de organizaciones internacionales en países como Alemania, El Salvador, Venezuela, Líbano, Panamá, Hungría, Francia y Guatemala

Las reacciones
La muerte de Hank provocó un alud de reacciones de parte de los actores políticos en México El único que guardó silencio fue el presidente Vicente Fox, que ni lamentó ni comentó el deceso

Amalia García, entonces dirigente nacional del PRD, no tuvo empacho en manifestar que con la muerte de Hank se terminó una etapa del PRI caracterizada por el ejercicio caciquil del poder “Los mexicanos ya no queremos políticos como Hank Su vida fue sorprendente, porque de ser una persona pobre logró acumular una gran fortuna”, señaló

Por su parte, el entonces vocero del PRD, Carlos Navarrete, expresó que Hank “sintetizó el exilio de los políticos priistas por los tecnócratas Estos políticos de la vieja guardia, como Hank y Fidel Velázquez, van dejando un espacio para sus alumnos, como Diódoro Carrasco (exsecretario de Gobernación) y Roberto Madrazo (exgobernador de Tabasco y también catalogado como ‘cacique’), quienes van a disputar los espacios de dirección del PRI

Pero para el expresidente Miguel de la Madrid, de quien se ha dicho que estaba enemistado con Hank, mencionó que éste fue un político que “sirvió siempre con entusiasmo Y para el coordinador de los senadores panistas, Diego Fernández de Cevallos, con Hank se va toda una estructura política y una forma de trabajar Y, aunque tuvo sus frutos, es un sistema que ya no se adecua a la realidad actual, dijo

“Vienen nuevos tiempos, nuevas formas de hacer política, de entender el poder y de ejercerlo, y yo creo que el profesor termina, junto con don Fernando Gutiérrez Barrios y algunos otros de su tiempo, con una estructura, con un sistema y un esquema que ya tuvo su oportunidad, y que ya realizó mucho de lo que hoy es México”, dijo

Por su parte, la coordinadora de la fracción priista en la Cámara de Diputados, Beatriz Paredes Rangel, también presente en el acto, dijo que Carlos Hank tuvo una gran visión política y búsqueda de superación

“Dejó huella en el Estado de México y evidenció un propósito de superación Tuvo gestos y actitudes que reflejaron su visión de político y su visión a favor del desarrollo del país”, dijo la diputada, quien poco después se lanzaría a buscar la dirigencia nacional de su partido, para perder ante Roberto Madrazo, a quien se le identificaba con el grupo hankista

Madrazo dijo del extinto político que gracias a su ejemplo sería posible mantener la unidad dentro del PRI “Él privilegió la política de manera edificante, la política que construye, no la que destruye, la que une, no la que divide Ese es el enorme ejemplo del profesor Hank; el maestro Hank logra cohesionar esa diversidad”

“Fue un político de trato amable, evitó la confrontación directa con sus opositores y fue un hombre muy cuidadoso, hasta el extremo, en las formas Ejemplo del político que utiliza los cargos públicos para vincularlos a los negocios, su fortuna no se puede explicar y utilizó el dinero para seducir y convencer”, concluyó

Para Manuel Cadena, secretario de Gobierno del Estado de México, el profesor fue “un digno ejemplo para todos los mexicanos Deja una enseñanza de gente humanista con gran sensibilidad política y social”

Por su parte, Isidro Pastor, dirigente del PRI mexiquense—y rival de Madrazo—consideró que la muerte de Hank fue una pérdida para todo el país “Fue un hombre mítico”, a pesar de lo cual fue “sencillo, cálido y conciliador”

Dos días después de la muerte de Hank, el expresidente José López Portillo ofreció sus condolencias a los familiares Más tarde, el exmandatario de la nación dijo a la prensa que estaba dolido y arrepentido de no haber podido postular a Hank como su sucesor a la Presidencia de la República Carlos, dijo, “fue un excelente colaborador y amigo entrañable”

A su vez, el cardenal Norberto Rivera, invitado para oficiar la misa de la muerte de Hank, dijo, para indignación de muchos, que Hank González había sido un buen administrador “Supo administrar y multiplicar los bienes que Dios le dio”

Los inicios del imperio

Sus inicios en la política se remontan a principios de los años cuarenta, cuando participó en la campaña por la gubernatura mexiquense de su tutor político, Isidro Fabela; también colaboró en la campaña de Alfredo del Mazo Vélez Igualmente, participó en las campañas de Miguel Alemán Valdés, Adolfo Ruiz Cortines y Adolfo López Mateos

Emblema del viejo régimen, Carlos Hank González mantuvo hasta el fin su fama de hombre de poder La leyenda de Hank se forjó durante más de 50 años, a partir de 1946, cuando el personaje fue líder estudiantil, y llegó a su primera cumbre en 1976 al ser nombrado regente de la ciudad de México

Político transexenal, Hank supo adaptarse a todos los modelos Se ajustó bien al posrevolucionario, al milagro mexicano, a la etapa de la bonanza petrolera y hasta a la época de los tecnócratas Era un auténtico camaleón

En el sector privado, su primer negocio, adquirido antes de los 24 años, fue una pequeña productora de dulces en Santiago Tianguistengo Se estima que de los empleos que generaba como empresario dependen cerca de medio millón de personas, dentro y fuera del país

El imperio financiero de los Hank abarca desde la distribuidora de Mercedes Benz en México, hasta empresas de transporte, compañías eléctricas, de bienes raíces, financieras y de teléfonos Según la revista “Forbes”, su fortuna asciende a mil 300 millones de dólares

Hábil para los negocios, Hank acrecentó su fortuna cada sexenio, hasta límites que resultaban cada vez menos claros Durante el gobierno de Miguel de la Madrid, sus negocios fueron cuestionados, pero fue hasta el sexenio de Ernesto Zedillo cuando Hank fue objeto de toda clase de sospechas, sobre todo de parte de agencias estadunidenses, tanto por sus presuntas relaciones con el narcotráfico, como por sus nexos obvios con el magnate regiomontano Roberto González Barrera, El Maseco

El grupo Atlacomulco

Ante más de 5 mil delegados cenecistas, que el 12 de agosto del 2001 celebraron su congreso nacional, la exdirigente nacional del PRI, Dulce María Sauri se refirió al Grupo Atlacomulco Dijo que éste era apenas un nombre, y aseguró conocerlo “como una forma de expresión en columnas de análisis político”

Del Grupo Atlacomulco, integrado por políticos del Estado de México, Madrazo explicó –durante el entierro de Hank– que “fue una forma de darle identidad a sus paisanos y una forma de imprimirle convicciones y fe al país, por lo que hay que seguir su ejemplo”

Manuel Cadena, secretario general del Gobierno del Estado de México, aseguró que “El Profesor” no impuso en la entidad mexiquense a gobernadores ni fue líder del grupo Atlacomulco, porque ese grupo es meramente un mito Yo no conozco a ese grupo; son meramente dichos, como los muchos que se manejan en nuestro país”, aseguró

La herencia
El poderoso político y empresario Carlos Hank González, cabeza del Grupo Atlacomulco, fue uno de los principales terratenientes y dueño de los terrenos de mayor plusvalía en Quintana Roo, considerado uno de los últimos reductos naturales del Caribe mexicano

A través de su empresa Desarrollos de Quintana Roo SA, representada por su primo hermano Roque González Escamilla, el exregente de la Ciudad de México es quien más sobresalió entre un selecto grupo de once inversionistas

Fue dueño de unas 800 hectáreas, las de más alta plusvalía turística de Punta Sam, pues sus terrenos –que comprenden más de 6 kilómetros lineales de playa– tienen vista de frente al mar, mientras que en su parte posterior dan hacia el sistema lagunar de Chakmuchuc

Según investigaciones de prensa, basadas en el Registro de la Propiedad de Costa Rica y en la Bolsa Mexicana de Valores, reveladas en junio de 1997, Hank también poseía mil 37 hectáreas dedicadas a la producción de piña en tres fincas de Pital de San Carlos, en el norte del país, donde se desarrollan variedades de alto rendimiento

Un ejemplo de su influencia

En Costa Rica, durante su visita en mayo de 1996, cuando fue a ese país a hacer política y mezclarla con negocios, Hank fue recibido muy al estilo priísta “Atiende a mis amigos”, le dijo el presidente del grupo Maseca, Roberto González Barrera, a su representante en Costa Rica, Hans Bucher Cheves “Ya don Carlos había invertido en este país e iba por sus primeras 500 hectáreas”, afirmó el presidente de la filial costarricense Demasa

Hans Bucher organizó una comida en su residencia el 16 de mayo de 1996, a la que asistieron, además de Hank González, los empresarios mexicanos Enrique Hernández Pons, propietario de Hérdez; Juan Morales, quien perteneció al grupo Alfa y ahora está en Cintra; el exsenador y exgobernador de Tabasco, Manuel Gurría Ordóñez, y el entonces presidente de Costa Rica, José Figueres

Un año y dos días después, el 18 de mayo de 1997, la prensa costarricense difundió la noticia de la comida y se armó un escándalo, pues salieron a relucir las inversiones que Hank González realizaba en ese país, la creciente influencia de grupos empresariales desarrollados a la sombra del sistema político mexicano y la importación de un estilo “muy priísta” de mezclar negocios y política

Trascendió que en la clase política existía malestar ante la serie de negocios en los que aparecían involucrados el exbanquero prófugo de la justicia mexicana, Carlos Cabal Peniche (por las inversiones que ha hecho la trasnacional Fresh Del Monte en Costa Rica a partir de 1992); el empresario refresquero Enrique Molina Sobrino, cabeza del Grupo Embotellador de México, quien participó en la creación del Hipódromo del Sol en 1993-94 en San Rafael Ojo de Agua, que representó un fracaso de 5 millones de dólares; el Grupo Situr, con un megaproyecto de desarrollo turístico en el Golfo de Papagayo y una inversión de 50 millones de dólares Asimismo, salieron a relucir los favores otorgados a la dirigencia socialcristiana por el magnate transportista Roberto Alcántara, dueño de 65 sucursales de Bancrecer (filial del banco mexicano Bancrecer) diseminadas en Costa Rica

Comentarios