La familia de “El Negro” Durazo pierde la propiedad conocida como El Partenón

Suprema Corte de Justicia de la Nación. Foto: Octavio Gómez Suprema Corte de Justicia de la Nación. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La familia del exjefe de seguridad en la Ciudad de México, Arturo ‘El Negro’ Durazo, no podrá reclamar más la “sucesión testamentaria” de la casa conocida como “El Partenón”, ubicada en Zihuatanejo, Guerrero.

Así lo resolvió la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), luego de desechar una demanda de amparo promovida por Francisco Arturo Durazo Garza, hijo del exmando policiaco.

Con ello, Durazo Garza y la madre de éste, Silvia Garza Sáenz, perdieron la última oportunidad legal para recuperar la propiedad incautada en 1984 y actualmente en el abandono.

Durante su cargo al frente de la policía capitalina, Durazo mandó a construir la mansión frente al mar, con un diseño arquitectónico similar al Partenón griego. En su interior, el inmueble tiene una discoteca como la Studio 54 de Nueva York.

Adornada con esculturas de inspiración griega, la residencia fue incautada en 1984 por el gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, en el proceso conocido como “renovación moral”, y cinco años más tarde fue reclamada por el gobierno de Guerrero. En 1989 consiguió la expropiación de la residencia en Zihuatanejo, que dio inicio a un pleito legal con la familia de ‘El Negro’ Durazo.

En 2004, el Tribunal de Justicia Administrativa falló a favor de la administración estatal. Y hoy, con la resolución de la SCJN, finamente ganó el litigio.

Acusado de abuso de autoridad, contrabando y acopio de armas, Durazo huyó a Puerto Rico, donde fue detenido y extraditado a México en 1984.

Tras cumplir ocho años en prisión, el gobierno de Carlos Salinas de Gortari liberó al exmando policiaco. Ocho años más tarde falleció a causa de un paro cardiaco ocasionado por un cáncer de colon terminal.

Comentarios

Load More