Cultura

La comunidad cultural condena la reducción del presupuesto al sector

La aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 causó reclamos y condenas por parte de los creadores, académicos y trabajadores del sector cultural.
sábado, 14 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– La aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 (PEF) en la Cámara de Diputados, donde “se afecta” el monto a cultura, causa el reclamo y la condena por parte de los creadores, académicos y trabajadores de este sector.

En distintos comunicados destacan:

“La decisión de los diputados es inequitativa, regresiva y denigrante”, “su acción es contraria a los derechos culturales de la Constitución Política”, “Se cancela el desarrollo cultural del país” y “a 500 años de la conquista, ¡se asesta otro golpe letal a las culturas de México!”.

Los sindicatos Nacional de Arquitectos Conservadores del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura (SC)-Instituto Nacional de Antropología e historia (INAH); Nacional de Restauradores del INAH; Nacional de Trabajadores Administrativos, Manuales, Técnicos y Profesionistas del INAH, y Nacional de Trabajadores de la SC; el Sindicato Independiente de Trabajadores de la SC (INBAL-ENAH-Radio Educación, Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas), y representantes de los Profesores de Asignatura y Estudiantes de la ENAH, manifiestan en un documento:

“Nuestro más enérgico reclamo a las diputadas y los diputados que desecharon la reserva para reasignar presupuesto del Proyecto Chapultepec: Naturaleza y Cultura a las instituciones del sector Cultura, presentada por el diputado de Morena Sergio Mayer Bretón, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía.”

Después acentúan:

“Dicha acción, contraría los derechos culturales establecidos en los Artículos primero, cuarto y 75, fracción XXV de la Constitución Política de México, al restringir el acceso a los bienes y servicios que brindan las instituciones culturales federales y estatales que, sin un presupuesto suficiente, digno y respetuoso, se ven incapacitadas para ejercer cabalmente sus funciones sustantivas en favor de la nación”.

Para ellos, el Proyecto Chapultepec: Naturaleza y Cultura, “no es prioritario, sino parasitario”, porque, argumentan, “absorbe recursos sustanciales para la operación de programas federales, estatales y municipales de apoyo a los creadores, artesanos e investigadores, para la formación de especialistas, para la conservación y mantenimiento de monumentos, zonas arqueológicas, museos y patrimonio mundial, teatros, casas de cultura, talleres y, además, afecta la creación de trabajo para las comunidades que participan en los programas que generan estas instituciones, centralizando en la Ciudad de México los recursos que deberían distribuirse con mayor justicia, por todo el territorio nacional”.

Concluyen:

“Esta detestable situación ocurrirá por los próximos tres años, cancelando el desarrollo cultural del país, a la vez que se continuará deteriorando la infraestructura cultural”.

Violación a los derechos culturales

Los colectivos Asamblea por las Culturas, No Vivimos del Aplauso y Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (MOCCAM) –los cuales interpusieron una queja el 24 de septiembre ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) contra la Secretaría de Cultura y las secretarías involucradas por diversas violaciones a la Constitución mexicana, leyes y tratados internacionales en materia de derechos culturales y humanos– condenan en otra misiva la aprobación del PEF 2021 que reduce el presupuesto para cultura en el ramo 48 “pese a la recomendación emitida en el oficio 57561 del 20 de octubre de la CNDH, dirigida a la Cámara de Diputados a través de la diputada Dulce María Sauri Riancho, de examinar, debatir y modificar el dictamen de PEF”.

Enfatizan que, para los diputados y las diputadas que votaron a favor del presupuesto enviado por el Ejecutivo, “las recomendaciones de la CNDH no tienen ningún carácter vinculante y las demandas de la ciudadanía, que les dio el voto como sus representantes, no tienen ninguna validez”.

Apuntan:

“Están haciendo historia; sí y por tercera ocasión con presupuestos de hambre y precariedad para el sector; poniendo no sólo en riesgo la sobrevivencia de artistas, trabajadoras y trabajadores de la cultura; sino la investigación, la educación, la producción y el inmenso patrimonio cultural tangible e intangible de toda una nación”.

“Y tendrán que responderles a las siguientes generaciones por qué se quedaron sin patrimonio y por qué coadyuvaron no solamente en el desmantelamiento de la infraestructura cultural que a millones de mexicanos les costó años construir, sino que además son cómplices de la violación del acceso a los derechos culturales establecidos en la Constitución y tratados y convenios internacionales”.

Consideran que la sesión de la Cámara de Diputados para la aprobación del PEF, “no tuvo el nivel de un Congreso digno y representa una burla al pueblo de México y a la comunidad artística y cultural y a distintos sectores a los que históricamente le han sido vulnerados sus derechos”.

Se lee en la misiva:

“Matar de hambre a trabajadoras y trabajadores, encima en medio de una crisis y emergencia sanitaria donde se juegan la vida, atentar contra la investigación, la conservación y la creación artística, no va a resolver el problema de la corrupción de las administraciones pasadas”.

Redondean que continuarán escalando por la vía legal, “construyendo y utilizando los instrumentos jurídicos necesarios, para que los derechos culturales de la nación mexicana sean efectivos, incluyentes y horizontales en beneficio de toda la población y el engrandecimiento de nuestra patria”.

Sin ajuste y resignación

El 29 de octubre pasado se dio a conocer que los diputados de la Comisión de Cultura y Cinematografía, cuyo presidente es Mayer Bretón, aprobó un ajuste y reasignación por 1 mil 969 millones 523 mil 649 pesos al presupuesto de egresos, para fortalecer las instituciones del sector cultura del país, el cual, se explica en un boletín, se tomó “del programa ‘K009 Proyectos de infraestructura social del sector cultural, que posee un presupuesto asignado de 3,508,000,000.00 millones de pesos”.

El legislador Mayer Bretón señaló en ese momento que la opinión de los legisladores se fundamentó en el diálogo democrático y plural, al cual se convocó a académicos, artistas y creadores, así como a las instituciones interesadas en la materia.

Entonces acentuó que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, para el ramo administrativo 48 Cultura, la propuesta del Ejecutivo Federal “es de $13,985,117,395.00, y pese a que creció en términos netos un 3.46%, al restar la cantidad destinada al Proyecto Chapultepec, el recorte se hace evidente en todos los rubros. Por ejemplo, la disminución presupuestal para Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) es de casi un 20% menos, para el INAH (-2.50%), el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL (-1.65%), Radio Educación (-4.67%), el Centro de Capacitación Cinematográfica (-17%), los Estudios Churubusco (-17.7%), Canal 22 (-16.46%), Indautor (-8.58%), y además se afecta a festivales, fomento a la Lectura, PAICE, PACMyC y el extinto FONCA.

Así que la Comisión de Cultura y Cinematografía propuso incremento de montos adicionales para el INAH de 500 millones de pesos; el INBAL igual 500 millones de pesos; el INDAUTOR, 6 millones 442 mil 024 pesos; el Centro de Capacitación Cinematográfica, 5 millones 317 mil 239 pesos; el Imcine, 250 millones de pesos; el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, 7 millones 764 mil 385 pesos, y el Programa de Apoyos a la Cultura S268, 700 millones de pesos. También se pensó en reasignaciones presupuestales para la ENAH, Radio Educación y la subsecretaría de Desarrollo Cultural de la Secretaría de Cultura a fin de que los recursos no se centralizarán, por el contrario, se distribuyeran en todas las entidades del país.

Pero todo eso no se tomó en cuenta.

Comentarios