Análisis político: la fractura del PRI llega a la FSTSE

lunes, 8 de diciembre de 2003
México, D F, 7 de diciembre (apro)- Como secuela de la crisis interna que vive el Partido Revolucionario Institucional (PRI), un grupo de líderes de la burocracia anunció su salida de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) Entre los sindicatos que saldrán de esa central se encuentra el de los maestros (SNTE), el de los trabajadores del Gobierno del Distrito Federal, el de Comunicaciones y Transportes, del Sistema de Transporte Colectivo Metro, que en total representan mas de las dos terceras partes del contingente de la FSTSE La decisión, de cumplirse, será cupular, pues hasta donde se sabe esos sindicatos no tienen una vida sindical que garantice que las decisiones o voluntad de los trabajadores sean respetadas En el mejor de los casos, sus estatutos internos, están elaborados de tal manera que los líderes sindicales están facultados para tomar decisiones por todos sus representados Hasta finales del sexenio de Ernesto Zedillo, la FSTSE era considerada prácticamente un apéndice del gobierno, una dependencia más, en la que las decisiones eran tomadas desde las principales secretarías de gobierno y en la que el presidente de la República tenía la última palabra Al frente de esa organización desde 1998 , el senador Joel Ayala, había enfrentado una creciente disidencia de corrientes en casi todos los sindicatos que integran la FSTSE Pero prácticamente desde que llegó al poder ha tenido dificultades para controlar a los burócratas Por ejemplo, ofreció más de un millón y medio de votos a Francisco Labastida Ochoa, para que ganara la Presidencia de la República, por parte del PRI Fracasó Posteriormente, en un evento realizado en la residencia oficial de Los Pinos, los líderes de los burócratas se rebelaron y exigieron un bono sexenal Ayala se vio en la necesidad de intervenir para impedir que la rebelión, que ya lo había rebasado, se le saliera del control Lo que podría ser una desbanda de líderes, abre un espacio delicado para el sindicalismo de los burócratas, pues los pasos que han dado los líderes que anunciaron el castigo a la FSTSE, no obedece a un movimiento reivindicador de los derechos de los trabajadores, sino mas bien al pleito entre las camarillas priistas Cada vez más las centrales obreras están demostrando su obsolescencia en el control de los trabajadores y pese a ello sus líderes se empeñan en manipularlos El secretario general del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, ha exhibido lo que siempre ha negado, que la profesora Elba Esther Gordillo, es la que toma las decisiones en esa organización El sindicato más grande de América Latina, está siendo esgrimido como un arma poderosa no en defensa de los mentores, sino para impedir que la profesora siga siendo golpeada por sus propios compañeros de partido Lo mismo ocurre con el sindicato de trabajadores del gobierno del Distrito Federal y el de los trabajadores del Metro, ambos en la mira del jefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador Corrientes sindicales en la burocracia sostienen desde hace muchos años movimientos disidentes que no han podido prosperar por el férreo control que ejercen los líderes Sin embargo, todo indica que la fractura del PRI está alcanzando a las cabezas de los sindicatos, lo que podría ser aprovechado por los trabajadores para sacudirse ese control que los ha mantenido en la inmovilidad desde hace muchos años

Comentarios