En busca de Victoria

lunes, 27 de marzo de 2006
Buenos Aires, 27 de marzo (apro) - Clara tiene 30 años, dos hijos y vive en Buenos Aires Por primera vez en su vida, decidió que ya era hora de marchar a la Plaza de Mayo para rendir tributo a los 30 mil desaparecidos en el trigésimo aniversario del golpe militar de 1976, que instauró la más feroz dictadura del sur del continente americano Clara nunca militó en un partido político y jamás había participado en una movilización popular o en uno de los tantos escarches (protestas) ante los domicilios de los exjerarcas de la dictadura En su casa, había sido criada con la premisa de "no te metas", que caracterizó a millones de argentinos durante los años de la dictadura Como ella, decenas de miles de argentinos salieron hoy a las calles para honrar a las víctimas de la represión, pedir justicia y castigo para los exdictadores y sus secuaces y gritar "Nunca más", el eslogan que abrazó en las últimas décadas el reclamo de un país entero La Plaza de Mayo fue la cita para Clara Petrakos, hija de detenidos-desaparecidos quien, desde hace una década, busca incansablemente a su hermana Victoria que cumplirá 29 años en abril, y que fue "apropiada" por los secuestradores de su madre al nacer en cautiverio, en el campo clandestino de detención conocido como "Pozo de Bánfield", en la periferia de Buenos Aires "Esta será la primera vez que participe en una movilización de este tipo Jamás lo hice Es un bloqueo que tuve siempre, no poder participar, pero creo que esta vez es la indicada para vencer ese bloqueo interior", dice Clara en entrevista con Apro, antes de salir a la marcha Un "rompecabezas" Clara Petrakos inició la búsqueda de su hermana hace casi una década Cuando tenía nueve meses de nacida, un "grupo de tareas" del ejército secuestró a su madre, María Eloisa Castellani, militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), brazo político del guerrillero Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) Su padre, Constantino Petrakos, desapareció poco después Cuando fue secuestrada, el 11 de noviembre de 1976, su madre estaba embarazada "de tres o cuatro meses", cuenta Clara "Ella trabajaba como maestra en un jardín infantil (preescolar) de Merlo (oeste de Buenos Aires) y, a la salida, 10 tipos se la llevaron en un auto Por la noche, ese mismo grupo violento, que actúa impunemente, trajo a mi mamá a nuestra casa para buscar a mi papá Estaba golpeada, torturada Dejaron a dos de ellos de guardia en la puerta Mi papá, cuando se acercó a la casa, se dio cuenta de que algo pasaba, y no entró Esta gente se quedó toda la noche esperándolo Entonces, se llevaron a mi mamá y nunca más la volvimos a ver", añade Los abuelos paternos de Clara, que habían llegado de Grecia, se hicieron cargo de ella "Me criaron en una burbuja Si bien sabía que mis padres estaban desaparecidos, me mantuvieron alejada de cualquier búsqueda, de cualquier posible militancia, tal vez por temor a que a mí también me sucediera lo mismo Sabía que a mi hermana se la habían llevado, pero me mantuvieron alejada de la lucha por encontrarla", señala Su vida transcurrió así hasta que cumplió 20 años "Ahí hice una especie de cortocircuito Me propuse saber la verdad de todo y comencé a investigar por mi cuenta Empecé a indagar en la vida de mis padres, en sus luchas sociales y llegué hasta antiguos compañeros de militancia, testigos de sus últimos días, y logré armar un rompecabezas, cuyas piezas aún no terminan de encajar del todo" La mayor pieza de este rompecabezas se la entregó una exdetenida-desaparecida, Adriana Calvo, quien le contó gran parte de la historia, ya que compartió con su madre el mismo lugar de detención, aunque con pocos días de diferencia: el llamado Pozo de Bánfield "Me encontré con Adriana a mediados de los 80", en plena democracia y en el apogeo del juicio a las juntas militares promovido por el entonces presidente Raúl Alfonsín, recuerda "Ella me contó que mi mamá dio a luz en abril de 1977 Después, en virtud de varios testimonios, supimos que mi hermana nació entre el 8 y el 13 de ese mes", dice Calvo fue una fuente indirecta de los hechos: cuando llegó al Pozo de Bánfield compartió la celda con Patricia Uchansky, una enfermera que sigue desaparecida Ella le contó que había ayudado a dar a luz a María Eloisa Castellani pocos días antes Según el relato, la madre de Clara parió en los pasillos de las celdas, ayudada por Uchansky, ya que en el lugar no había un médico que se ocupara del parto La propia Uchansky le contó a Calvo que la madre de Clara bautizó a la bebé con el nombre de Victoria Varios testigos del hecho recordaron que "esa noche los detenidos empezaron a golpear las puertas para avisar al guardia" cuando la mujer rompió la placenta y empezó con el trabajo de parto En el Pozo de Bánfield, el médico que atendía los partos de las detenidas era el doctor Jorge Antonio Bergés, actualmente detenido y acusado por crímenes durante la dictadura "Pero era de noche Bergés no estaba en el centro de detención y tampoco en su casa" Uno de los detenidos escuchó decir a un guardia: "Vayan a secuestrar a un médico de la zona y tráiganlo" Pero era tarde "Mi mamá dio a luz en el pasillo ayudada por ésta compañera El guardia lo que hizo entonces fue acercar un cuchillo de cocina para cortar el cordón umbilical y después se llevó a mi hermana Mi mamá volvió a la celda después de parir en el piso Adriana Calvo llegó unos días después al centro de detención y entró en contacto con Uchansky", añade "A mi mamá se la llevaron de allí entre el 22 y 25 de abril Se supone que ese fue su traslado final y que la mataron", señala Un símbolo más Cuando Clara cumplió 20 años recibió un correo electrónico de un muchacho que decía buscar a su hermana desaparecida, y pedía que el correo se reenviara indefinidamente para que se enterara la mayor gente posible "Ese mail me volvió dos o tres veces Entonces, me di cuenta que funcionaba y empecé a hacer lo mismo Publiqué las fotografías de mis padres y la mía propia y empecé a mandar correos electrónicos contando mi historia", dice Estos correos dieron la vuelta a Argentina y llegaron al exterior En su correo digital (buscoavictoria@yahoocomar), recibe periódicamente mensajes de apoyo y pistas que hasta ahora no le han dado resultado "Hay gente que me escribe para darme ánimo Otra que me dice que conoce una chica de mi edad parecida a mí Otros me dicen que creen que su vecina es adoptada y debe tener la misma edad de mi hermana Yo estoy en contacto con las Abuelas (de Plaza de Mayo) Todo lo que recibo se los paso a ellas para que investiguen", dice "Sólo una o dos veces recibí e-mails con contenidos algo ofensivos pero que no son nada en relación con aquellos que me dan fuerza para seguir", dice Clara, una orgullosa ama de casa y madre de dos hijos, Marcos, de 9 años, y Lucía, de 6 "Hay veces que voy por la calle y veo a una mujer parecida a mí Podría ser mi hermana Pero no me acerco ¿Qué podría decirle?", agrega Victoria es uno de los más de 500 casos de bebés "apropiados" por la dictadura a sus padres detenidos-desaparecidos Sólo 82 fueron recuperados por la incansable labor de búsqueda de las Abuelas de Plaza de Mayo, dirigida por Estela de Carlotto La hermana de Clara cumplirá 29 años en abril próximo "Lo que quiero es que ella tenga la posibilidad de conocer su verdadera identidad; que sepa quiénes fueron sus padres y que nadie la abandonó Aquí siempre hubo una familia que la buscó y que la sigue buscando", concluye Clara, un símbolo más de la lucha por la justicia en el país a 30 años del golpe militar

Comentarios