Soy leyenda

lunes, 21 de enero de 2008
México, D F, 21 de enero (apro)- Todo comienza con un anuncio esperanzador: la cura para el cáncer es casi un hecho Acto seguido, nos topamos con una Nueva York en completo abandono, y con el doctor Robert Neville (Will Smith) persiguiendo a una manada de venados en un deportivo, con una mano en el volante y, en la otra, un rifle Algo salió mal, evidentemente Todo parece indicar que Neville está sólo --bueno, lo acompaña su perro pastor alemán--, rodeado por seres espeluznantes, que emiten terribles alaridos cuando el Sol se oculta Luego nos enteramos que estos seres fueron creados por un virus fabricado por los humanos, seguramente, un experimento relacionado con la cura contra el cáncer que salió mal El doctor Neville hará lo posible por encontrar una cura que pueda salvar a la humanidad Basada en la novela homónima de 1954 de Richard Mathesson, Soy leyenda (I Am Legend, EU, 2000), de Francis Lawrence, es una estupenda cinta hollywoodense, mejor que todos los blockbusters de 2007 Curiosamente, mientras todas las cintas del estilo se han apoyado en los efectos visuales por sobre la trama, Soy leyenda se apoya en su guión y, por supuesto, en Will Smith, cuya actuación resulta sobresaliente, aunque no deja de ser el Will Smith de siempre Una estética depresiva, un par se secuencias de acción y decenas de vampiros (quienes no poseen mucho encanto), sirven de complemento a esta especie de thriller-drama épico, con tintes de terror, aunque en términos generales, Soy leyenda es una épica hecha y derecha: a través del sacrificio, Nevillle deberá salvar a la humanidad, no a un país, no a los habitantes de una ciudad, recalco, sino a todo el mundo Así, su legado trascenderá por los siglos de los siglos Lo anterior contrasta con la novela, una obra trágica, con una visión más moderna del héroe Soy leyenda pide algunas concesiones de nuestra parte: debemos aceptar a dos personajes inesperados, un par de epifanías impostadas y un poco de miel Hollywood, finalmente Fuera de eso, la película se encuentra a la altura de las expectativas

Comentarios