Claudia Sheinbaum

Sheinbaum envía iniciativa; suspenderían Presupuesto Participativo 2020-2021

La partida no se ha podido ejercer por la pandemia, el año pasado el Congreso local aprobó una partida de mil 395 millones 575 mil 576 pesos; mientras que en este año la cantidad fue de mil 420 millones 830 mil 825 pesos.
miércoles, 21 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobierno de Claudia Sheinbaum envió una iniciativa al Congreso de la Ciudad de México para suspender la aplicación del Presupuesto Participativo de los años 2020 y 2021, que no se ha podido ejercer “por la pandemia de Covid-19”, y que esos recursos los puedan aplicar los alcaldes en los rubros que ellos mismos decidan.

En el 2020, el Congreso local aprobó para Presupuesto Participativo una partida de mil 395 millones 575 mil 576 pesos; mientras que en el 2021 la cantidad fue mayor: mil 420 millones 830 mil 825 pesos.

Martí Batres, secretario de Gobierno, explicó que esta iniciativa se basa en el hecho de que, la emergencia sanitaria dificultó o impidió la realización de asambleas para nombrar a representantes de los comités de Ejecución y de Vigilancia de los presupuestos participativos, para poder ejercer esos recursos.

En videoconferencia, agregó que también hay casos en los que, “por resoluciones judiciales”, no se pudieron integrar dichos comités, “en virtud de que hubo tribunales que determinaron que, por cuestiones de usos y costumbres de los pueblos originarios, estos comités no podían integrarse; entonces, esos recursos se quedaron ahí paralizados”.

Tales casos, dijo, se presentan más en las alcaldías del sur de la CDMX que son las que más tienen pueblos originarios.

El funcionario añadió que algunos proyectos “ganadores” ya aprobados para hacerse con dicho Presupuesto se ejecutaron “con el presupuesto ordinario de las alcaldías; entonces, se podría presentar un problema de duplicidad”.

Por ello, aseguró, “en este tipo de casos, se está buscando que puedan liberarse los recursos para que las alcaldías no pierdan estos recursos y los puedan ejercer en algunas otras necesidades y actividades de su demarcación”.

La prensa le preguntó si con esta iniciativa el ejercicio de ese presupuesto quedará “a discrecionalidad” de los alcaldes, a lo que el exsenador contestó:

“No, no hay discrecionalidad. La discrecionalidad se da –en todo caso–cuando una autoridad decide, sin regla alguna, sobre un recurso. Y aquí hay reglas concretas y las excepciones están dadas en esas especificaciones que se están planteando. Estamos hablando de situaciones externas a la dinámica de los proyectos participativos”.

El tema del Presupuesto Participativo fue uno de los que ayer en la tarde se tocaron en la reunión del Cabildo de la CDMX, prácticamente el último de Sheinbaum Pardo con los actuales alcaldes, en su mayoría, de Morena.  

Presupuesto seguirá con distribución equitativa

Sobre los comentarios que algunos alcaldes electos de oposición han hecho en el sentido de tener privilegios con base en el porcentaje que aportan las demarcaciones al erario, por ejemplo, por el impuesto predial, el secretario de Gobierno, Martí Batres, rechazó la idea y dijo que la distribución presupuestal seguirá haciéndose con base en instrumentos “de equilibrio” y de las necesidades de toda la ciudad.

Esa, dijo, “es una vieja discusión que se ha zanjado una y otra vez”. Ejemplificó que, si esa medida se aplicara, una sola alcaldía tendría el 40% de ingresos del predial y eso “generaría un desbalance absoluto en la Ciudad de México”.

Luego, llamó: “Tenemos que entender que nuestra ciudad está completamente unida, es una sola ciudad y, por lo tanto, tiene que considerarse los temas de ingresos, de gasto, en una visión planificada en su conjunto, tomando en cuenta, además, las grandes desigualdades que existen en nuestra ciudad entre diversas regiones”.

Batres Guadarrama reiteró que seguirán las reglas aplicadas hasta ahora para distribuir el presupuesto, tomando en cuenta criterios como población, desigualdad social, necesidades, entre otros.

“De tal forma que el presupuesto sea, en efecto –como señalan los clásicos estudiosos de estos temas presupuestales y económicos–, instrumentos de equilibrio, instrumentos de redistribución, instrumentos adecuados para lograr una mayor atención a las necesidades de la población”.

Comentarios