Nacional

El presidente responde a Juan Villoro y arremete contra empresarios, medios, oposición...

En una conferencia que se aproximó otra vez a las tres horas de duración, López Obrador rechazó que sus ruedas de prensa y la atención que da a responder a publicaciones periodísticas sean una pérdida de tiempo.
viernes, 13 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que sus conferencias de prensa y la atención que da a responder a publicaciones periodísticas sean una pérdida de tiempo.

Y, en una conferencia que se aproximó otra vez a las tres horas de duración, expuso ampliamente proclamas contra opositores, medios y “conservadores”, todos a quienes imputa querer “conservar” a esquemas de corrupción.

La consideración sobre el tiempo de las conferencias fue una respuesta a Juan Villoro, el escritor que hizo esa afirmación en una entrevista que forma parte de la serie que está publicando El Universal sobre libertad de expresión y que, en el ejercicio de comunicación presidencial de hoy, fue expuesto en los siguientes términos:

“Él habla de que no hay censura en México, lo cual es cierto (…) tengo motivos suficientes para señalar que hay toda una gran campaña, una gran lanzada en contra del gobierno que represento de casi todos los medios”, de manera que no responder lo dejaría en estado de indefensión.

Abundante en referencias al pasado, de manera destacada a las elecciones de 2006 y 2012, a los expresidentes de lo que llama el periodo neoliberal, así como a señalar de “conservadores” a quienes se le oponen, López Obrador repartió señalamientos, en general, de corrupción:

A los dueños de los medios de comunicación, así en general, les precisó que no va a censurar, pero tampoco entregará “subvenciones a precios alzados para obras y compras” para tener su apoyo.

A los miembros de Sí por México los describió como conservadores, explicando que se refiere a que se oponen a la transformación, a querer conservar el statu quo y, acudiendo a sus alusiones al periodo de la Reforma, de querer retrogradar. Una reiteración: están en su derecho de agruparse, dijo como en días pasados, destacando que quieren derrotar al movimiento que lo apoya.

Las expresiones del presidente ocurrieron en diferentes momentos de la prolongada conferencia matutina, que esta vez concluyó alrededor de las 9:50 de la mañana, extensa la intervención apenas un poco menos que la del pasado miércoles cuando superó las tres horas de exposición.

Entre otras insistió, como ha dicho a lo largo de la semana en diferentes oportunidades que el PRI apoyó al PAN en la elección de 2006 y el PAN al PRI en la de 2012. La declaración se acompañó esta vez de la rememoración sobre la intención de grupos cupulares, sin identificar, que intentaron en 2018 que Ricardo Anaya declinara a favor de José Antonio Meade y luego al contrario, sin lograr conseguirlo.

“Hubo una ruptura en la cúpula” dijo, al considerar que la elección le hubiera resultado complicada y al menos no habría alcanzado mayoría en el Congreso como lo logró.

Se refirió a empresarios que pagaban campañas en su contra, asegurando que ya varios le han ido a pedir disculpas a Palacio Nacional, por lo que el grupo de magnates conservadores se ha reducido:

“Ya no todos, porque las cosas han cambiado. Hay muchos empresarios que ya se dieron cuenta, hasta de los aportantes (alusión a quienes aportan a Mexicanos contra la Corrupción), que en su tiempo iban en contra de nosotros, que ya no están aportando han venido aquí a ofrecerme disculpas porque nos hicieron daño y le hicieron daño al país, y en un acto de honestidad y sinceridad me lo han planteado”.

Luego agregó una vez más la referencia a los escritores líderes de los grupos  Nexos y Letras Libres:

“Pero (Héctor) Aguilar Camín, (Enrique) Krauze, Claudio X Gonzalez… están con el PRI, con el PAN, buscando el agrupamiento para derrotarnos políticamente.

“Están en su derecho, es legítimo: se están agrupando. pero yo le tengo mucha confianza al pueblo”.

Comentarios