Internet

Usuarios de Internet no aumentaron lo que se imaginaba

Aunque no es menor, el crecimiento de internautas fue inercial y quizá menor al que se hubiera esperado en un año pandémico que requirió de acceso a las tecnologías y de conectividad para teletrabajar, realizar actividades educativas en línea y un mayor entretenimiento digital.
viernes, 25 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- 2020, a pesar de la pandemia o a causa de ella, no fue un año de notable incremento de usuarios de Internet. México pasó de 80.6 millones de internautas en 2019 a 84.1 a finales de 2020.

En este mismo espacio adelantamos que el Inegi no había dado a conocer el 17 de mayo, como es habitual (cuando se recuerda el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información), la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), pero finalmente la publicó con el apoyo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

La encuesta reveló que 72% de la población de 6 años o más es usuaria de Internet, en comparación con 70.1% de 2019. Los hogares con Internet llegaron a 21.8 millones versus 20.1 millones en 2019.

Aproximadamente, 3.5 millones de usuarios nuevos se conectaron a la red el año pasado. Aunque no es menor, el crecimiento de internautas fue inercial y quizá menor al que se hubiera esperado en un año pandémico que requirió de acceso a las tecnologías y de conectividad para teletrabajar, realizar actividades educativas en línea y un mayor entretenimiento digital.

Lo interesante es que el grupo de edad de 12 a 17 años fue uno de los que más dinamismo tuvo, seguramente ocasionado por el confinamiento y la necesidad de tomar clases en línea, lo cual corrobora que la conectividad habilita derechos fundamentales como la educación a distancia.

Precisamente, los usos que más se dispararon durante 2020 fueron para apoyar la capacitación o educación (85.6%), para comunicarse (93.8%), comprar productos y servicios (27.7%) y realizar operaciones bancarias en línea (21.7%). La interacción con el gobierno disminuyó a 32.8%.

A pesar de que los entornos urbanos son los que tienen mayor disponibilidad de proveedores, redes y servicios de telecomunicaciones, 78.3% de los internautas radican en ciudades. Por su parte, entre la población que habita en ámbitos rurales, 50.4% es usuaria de Internet. La mitad de la población que vive en el campo permanece desconectada.

Como ya se sabe, el smartphone es el principal dispositivo de acceso a la red en 96% de los internautas.

Llama la atención que para 2020 disminuyó la proporción de usuarios que se conectó a través de laptop (41% en 2019 vs. 33.7% en 2020 ) y computadora de escritorio (28.9% vs. 16.5%). Según la ENDUTIH, 38% de la población utiliza computadora, pero un año antes el porcentaje era de 43%.

El dato contrasta con la información que en octubre de 2020 reveló la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD). En estos comercios escasearon las computadoras porque durante la pandemia creció la demanda. La necesidad aumentó por el trabajo en casa y las clases virtuales, pero esta tendencia de mayor compra de equipos de cómputo y su respectivo uso en hogares no fue registrada por la ENDUTIH.

La consultora NDP reveló que de enero a agosto de 2020, las ventas de laptops mostraron un alza de 53% en comparación con los primeros ocho meses de 2019, mientras que la compra de computadoras reportó un crecimiento de 14%. Esta misma dinámica coincide con los informes de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) durante el Hot Sale 2020, cuando las categorías de celulares (41%) y electrónicos (40%) tuvieron un mayor porcentaje de compradores en su primera compra en línea. La categoría de tecnología también tuvo un mayor incremento en el interés de compra (hasta 44% en octubre de 2020) durante la pandemia.

El televisor no suele ser un dispositivo que llame la atención en los resultados de la ENDUTIH, pero en el primer año de la Covid-19 tuvo una relevancia especial por el programa Aprende en Casa y la transmisión televisiva de los contenidos educativos de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

A nivel nacional, 91.6% de los hogares en México tiene televisor. Sin embargo, como es costumbre en los indicadores de brecha tecnológica, las entidades del país con menos acceso a un televisor fueron Oaxaca (76.2%), Chiapas (77.6%) y Guerrero (84%). También son los estados con menos usuarios de teléfono y, desde luego, con menos hogares con Internet, además de Tabasco.

Es decir, los estados más pobres y tradicionalmente más desconectados de Internet, también fueron los que menos oportunidad tuvieron de recibir en casa los contenidos educativos de la SEP a través de TV abierta.

El Programa de Cobertura Social 2020-2021 de la SCT reconoce que con la pandemia por SARS-CoV 2 “se hizo evidente la urgente necesidad de atender el problema de la falta de conectividad a Internet en sitios públicos, sobre todo en aquéllos ubicados en localidades en las cuales la oferta del servicio es reducida o nula”. Y es que “la educación, la salud, los servicios de gobierno y la economía ahora dependen del acceso a servicios de Internet”.

Los estados con mayor identificación de sitios públicos prioritarios por conectar son precisamente Oaxaca, Chiapas y Guerrero, además de Veracruz. Pero todavía no ocurre.

El programa Internet para Todos de la empresa CFE Telecomunicaciones no había llegado a Oaxaca y Guerrero, dos de las entidades más desconectadas del país, pues quedaron fuera de los 712 sitios de acceso gratuito en los primeros nueve meses de operación.

Por su parte, según el visualizador geográfico de la cobertura actualizada pública de la Red Compartida de Altán Redes, en esos mismos estados la cobertura es muy limitada. En cambio, en la Ciudad de México y Nuevo León la cobertura es casi plena.

La pertinencia de levantar la ENDUTIH cada año mostró que todavía 28 por ciento de los mexicanos permanecen desconectados. Incluso con el reconocimiento de la esencialidad de Internet para enfrentar la recuperación durante y post pandemia, cerrar esa brecha digital resulta cada vez más difícil. Los programas públicos y la cobertura de la Red Compartida no están haciendo lo suficiente para llegar a esas comunidades y población sobre diagnosticadas, pero todavía sin servicios de telecomunicaciones.

Comentarios