independencia

Historiadores señalan imprecisiones en conmemoración de la consumación de Independencia

Tras 45 años de estudios sobre la guerra de Independencia, han referido que, “de todas las etapas del proceso emancipador, el menos estudiado ha sido la consumación”.
miércoles, 29 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un día después del acto conmemorativo por el bicentenario de la consumación de la independencia nacional en el zócalo capitalino, historiadores coincidieron en que cambiar la historia en beneficios políticos o de interés ha sido, desafortunadamente, una constante a lo largo de la historia de México y de muchas naciones.

Lo anterior en el marco de la actividad “Diálogos Citibanamex”, organizado por Fomento Cultural Citibanamex, en el que se recordó la polémica sobre la proclamación de Agustín de Iturbide como emperador mexicano, el hecho de que la consumación de la Independencia ha sido uno de los episodios menos estudiados, y un descubrimiento sobre la fecha de firma del Acta de independencia nacional, temáticas de interés que formarán parte de la más reciente investigación de esa institución vertidas en el volumen México 1521-1821. Se forja una nación, de próxima aparición.

En la charla virtual se dieron cita Guadalupe Jiménez Codinach y Jaime Arenal Fenochio, ambos historiadores mexicanos, así como Cándida Fernández de Calderón, directora de Fomento Cultural Citibanamex.

Fue esta última quien recordó la importancia del Antiguo Palacio de Iturbide, ubicado en la calle Francisco I. Madero # 17, en el Centro Histórico de esta ciudad, y sede de esa institución cultural, dando un repaso histórico sobre algunas escenas de ese inmueble habitado por Agustín de Iturbide.

Incluso ahondó en un tema de interés en los últimos años, sobre la proclamación de Iturbide como emperador:

“El 18 de mayo de 1822 se oyeron vivas en el Palacio de Agustín donde se gritaba “¡Viva Agustín I, emperador de México!”, incluso hay grabados que dan cuenta de ello. Don Agustín conversaba en un salón del palacio con el general Pedro Celestino Negrete, y al ver el alboroto salió al balcón multiplicándose las aclamaciones, fue Celestino Negrete quien le aconsejó que no se opusiera al júbilo del pueblo, pero Iturbide acalló las voces al decir que el Congreso Constituyente es el que decidiría quién sería el próximo emperador constitucional del imperio mexicano…

“El 9 de mayo de 1822 fue aprobado el nombramiento de Iturbide y en una segunda sesión, el 21 de mayo donde asistieron 106 diputados, el decreto unánime que lo elegía como emperador … A pesar de este testimonio y el decreto de las actas del primer congreso constituyente de 1822, se ha seguido repitiendo que Iturbide se auto proclama emperador, siendo una aseveración lejana a la realidad”.

* * *

En el turno de Guadalupe Jiménez Codinach, definió a la consumación de la independencia como un momento fundacional y clave como nación del Estado mexicano, además de recordar que tras 45 años de estudios sobre la guerra de Independencia, “de todas las etapas del proceso emancipador, el menos estudiado ha sido la consumación de la independencia”, según le refirió en su momento su maestro, el historiador Luis González y González, hecho que la hizo avocarse a ese episodio en específico.

Tras dar una cátedra sobre los momentos que dieron paso a la consumación, en la ronda de preguntas y respuestas, la investigadora refirió:

“Hay un problema que no se da solo en México, y es cuando se politiza la historia, cuando un gobierno, un régimen, grupo de interés político, económico, partido, quiere tomar la historia y cambiarla para justificarse por alguna razón, eso nos ha pasado no solo ahora, es una historia triste en México y desde hace mucho tiempo”.

Y dio paso a una referencia sobre el acto de conmemoración del gobierno federal por el bicentenario de consumación de Independencia en el zócalo:

“Comentaba en 1822 que Rocafuerte dice que el Plan de Iguala se hizo por un grupo de serviles, que la junta provisional gubernativa era de los peores personas, de lo más bajo y deleznable, habla peste de ellos, y al final del libro incluso pide si no habrá algún bruto que quiera matar a Iturbide, así tal cual. He seguido el libro, lo conozco muy bien, y los discursos de hoy dicen lo mismo que dice este señor, ‘un grupo que solo quiere su bien’ que no les importa el pueblo’, y eso no fue cierto, claro que no, lo que veo en los documentos históricos al irse consumando la independencia es la felicidad de todos los pueblos por que se terminó, la cantidad de proyectos de gran ilusión que le envían a Iturbide de todos lados, incluso uno que me encanta de darle el voto a la mujer, y hacerles miembros de congreso, por supuesto no se consiguió en ese momento.

“Usando a gente como Rocafuerte el día de ayer (sobre el acto en el zócalo) vuelven sobre lo mismo, no han leído lo que tantos historiadores que tienen varios años investigando con todos los puntos de vista, conozco al menos a 20. Por lo menos hay que revisar este momento fundacional”.

También Jaime del Arenal se refirió sobre el más reciente hallazgo histórico sobre la firma del acta de la consumación de la independencia, refiriendo que no se firmó el 28 de septiembre como la historia oficial lo refiere sino entre el 2 y 4 de octubre, investigación que se publicará próximamente en un volumen editado por la Escuela Libre de Derecho:

 “En 1822 se publicaron los sumarios con resúmenes de la junta nacional constituyente, ahí se publicaron hacia los años 80s del siglo pasado, esas actas nadie las había revisado, ningún historiador, en el acta del 29 de septiembre, y es errata que provocó confusión, un día después de la declaración de independencia que se hizo el 28. Lo que ocurrió es que ese día no se firmó ningún acta ni papel.

“El 29 la junta toma el acuerdo de nombre una Comisión Redactora del Acta (Francisco Manuel Sánchez de Tagle, Isidro Ignacio Icaza y Francisco de Azcarate). Lo que pasa es que cuando dicen ‘nombren a la comisión del acta’ hay una errata y se escribió ‘comisión designada para el acto’, eso se aclara porque en las actas del 2 de octubre donde la comisión presenta el proyecto del acta se aprueba, se hacen cambios al texto original, y se trasladan a como esta ahora el texto.

Y concluye:

“Una vez hechas esas correcciones se firmaron, no se puede precisar si se firman el 2, 3 ó 4 de octubre de 1821, porque el 6 de octubre la regencia decreta que se emite el decreto de promulgación del acta de independencia, y se dispone un documento oficial… El ejercicio físico de levantar el acta, aprobarla y firmarla, eso fue a partir del 2 de octubre”.

La charla culminó con la promesa de la publicación del volumen “México 1521-1821. Se forja una nación”, proyecto editorial de Fomento Cultual Citibanamex con el cual celebrarán también cinco décadas de la creación de la entidad cultural.

Comentarios