Ayotzinapa

Reprueban filtración de la declaración de un testigo protegido en caso Ayotzinapa

El testimonio filtrado insiste en la versión de la “verdad histórica” de que los estudiantes “se revolvieron” con integrantes de una banda criminal contraria a la de Guerreros Unidos, que fueron detenidos por autoridades y sicarios, y después fueron ejecutados.
miércoles, 20 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Organizaciones sociales que representan a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada, reprobaron la filtración de la declaración ministerial de un testigo protegido de la Fiscalía General de la República (FGR), incluida en la carpeta de investigación en curso. 

En un breve comunicado difundido en sus cuentas de Twitter, lamentaron que, “como en el pasado”, publicaciones –en este caso el diario Reforma-- retomaran las declaraciones ministeriales. Ello, por las consecuencias que pueda tener en la indagatoria y el “dolor que estas filtraciones genera” en las familias de los estudiantes.

“La evidencia reunida hasta ahora confirma que en la red criminal involucrada participaron no sólo policías municipales sino también funcionarios estatales y federales, incluyendo entre estos últimos a policías federales y militares”, apuntaron las representantes legales de los padres de los normalistas.

Recordaron que entre las recomendaciones que ha formulado el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) a las autoridades destaca: “no basar las conclusiones de la investigación sólo en testimonios, sino en prueba científica”.
    
De igual manera, manifestaron que “ante nuevas declaraciones de informantes”, han exigido, como coadyuvantes en la indagatoria, “que se agoten todas las líneas de investigación, con prueba fiable”.

En su pronunciamiento, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan; Centro de Análisis e Investigación, Fundar; Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz), y el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro (Centro Prodh), concluyeron:

“En tanto no sea esclarecido el paradero de todas las víctimas y sancionados todos los responsables, el caso no puede darse por cerrado”.

El testimonio filtrado insiste en la versión de la “verdad histórica” de que los estudiantes “se revolvieron” con integrantes de una banda criminal contraria a la de Guerreros Unidos, que fueron detenidos por autoridades y sicarios, y después fueron ejecutados. 

Como variaciones de esa historia, el testigo protegido de la FGR involucra a militares del 27 Batallón en la detención de los jóvenes, y sostiene que éstos fueron “disueltos en ácido o incinerados”.

 

Más de

Comentarios