Tula

"No dio tiempo de nada, más que de sobrevivir", dice habitante de Tula

Alberto Chávez narró que la inundación en Tula ocurrió muy rápido y en ella perdió su patrimonio. El agua subió hasta dos metros en tan poco tiempo "que no dio tiempo de nada, más que de sobrevivir", dice.
jueves, 9 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cuando el agua cubrió el primer piso no hubo manera de refugiarse. En cuestión de minutos la salida colapsó y Alberto Chávez Neri pensó que quedaría atrapado junto con su familia.

La madrugada del martes 7, la gente de Tula, Hidalgo, subió a las azoteas de sus casas, desde donde veían la corriente golpear puertas y quebrar cristales, hasta llegar a los techos.

Alberto y su familia fueron rescatados con maquinaria tras la inundación en calles del centro de la ciudad, después de que se desbordó el río Tula, y más tarde constataron la pérdida total de todos sus bienes.

“Estamos muy tristes, como en shock. Hemos perdido el esfuerzo de años y hoy no sabemos qué va a pasar. Perdimos nuestros dos negocios en el centro: una tienda de uniformes y un restaurante de ensaladas”, cuenta Alberto, de 40 años.

Y como él se encuentran cientos de habitantes, paralizados por la pérdida de sus casas, negocios y su fuente de ingresos.

“La casa de mi abuela quedó bajo dos metros de agua. A mis familiares los tuvieron que sacar por la azotea, con un trascabo, y únicamente pudieron salir con lo que traían puesto”, relata Alberto en entrevista.

El colapso en la zona fue tan rápido –añade-- que no dio tiempo de nada, más que de sobrevivir, porque el agua subió dos metros.

El negocio de uniformes, ubicado atrás de la Farmacia Guadalajara, tenía 22 años. El agua subió hasta metro y medio. Y el restaurante, frente a La Flor de Hidalgo, lo abrieron hace seis años. La familia no ha podido corroborar los daños porque todo está cubierto por agua y lodo.

Con la desesperanza en la mirada, Chávez Neri y su familia piden a las autoridades que brinden apoyo a los deudos de los 17 pacientes del hospital del IMSS en Tula que fallecieron debido a que una falla eléctrica no permitió administrarles oxígeno, cuando dependían de la respiración asistida, y también a quienes lo han perdido todo –casas, comercios, vehículos, muebles–. Ven muy lejano, dicen, poner de pie a la ciudad.

Comentarios